Pablo Casado ha participado en un desayuno informativo en Cádiz en el que despejaba finalmente la incógnita al ser preguntado por si aceptaría los apoyos de VOX "El PP estará encantado de recibir los votos de quién quiera cambiar Andalucía", ha señalado el líder del PP.

Mientras simpatizantes de VOX repartían chorizos en la puerta del juicio de los ERES.

El presidente del PP acercaba a ellos su discurso al endurecer los argumentos hablando de inmigración. "Quien venga a España a delinquir, se ha equivocado de país", apuntaba Casado.

A lo que Teresa Rodríguez, candidata a la Junta por Adelante Andalucía, le contestaba: "Por muchas latas que robe un inmigrante, nunca llegará a robar lo que el PP ha robado a la ciudadanía".

Juan Marín, candidato de Ciudadanos, tampoco quería cerrar las puertas a VOX en una entrevista en 'El País'. Aunque después no ha querido verbalizarlo ante las cámaras. "No hemos hablado ni vamos a hablar con partidos que no están en el Parlamento", ha señalado.

Por su parte, la candidata a la reelección Susana Díaz alertaba sobre esos pactos: no deben servir para bloquear las instituciones. Todo en una campaña que se recrudece a cuatro días de la cita andaluza con las urnas.