Reunión este viernes en Moncloa entre el Gobierno y Ciudadanos, en la que ambos han escenificado su buena relación y han revisado los acuerdos alcanzados en el marco del estado de alarma. Un paso más en el acercamiento entre el Ejecutivo y la formación naranja, en el que -coinciden- ambas partes han constatado el cumplimiento de los pactos y se han emplazado a una nueva reunión en julio.

Han estado presentes la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, que han recibido a una delegación de Cs encabezada por su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal. Un encuentro que se ha desarrollado de forma "cordial" y que ha durado cerca de dos horas.

"Consideramos las dos partes que estos acuerdos se han cumplido", ha afirmado Bal, que en las últimas semanas ha sido el rostro visible de este acercamiento, durante la baja por maternidad de la líder del partido, Inés Arrimadas.

"No somos socios de este Gobierno", ha recordado no obstante, aunque ha reiterado la "posición de política útil" de su partido, señalando que "es necesario hablar". "No puedo uno elegir no sentarse", ha aseverado. "Seguiremos realizando la misma política de mano tendida y. desde la oposición. exigiendo responsabilidades al Gobierno", ha dicho.

Por su parte, Carmen Calvo ha puesto el foco este viernes en el objetivo de "intentar salir de esta crisis". "Si Ciudadanos quiere ayudar ahí, desde luego el Gobierno tiene claro que cuanta más gente ayude, mejor", ha remachado.

Durante la reunión, según apunta Moncloa en un comunicado, ambas partes han acordado analizar las reformas necesarias para mejorar el sistema de salud pública y establecer mecanismos ante posibles rebrotes sin recurrir al estado de alarma.

"Hemos analizado diversos aspectos sobre respuesta a la crisis sanitaria y económica que se nos avecina", ha explicado por su parte el portavoz de Cs, que ha incidido en que la reunión celebrada en Moncloa "es fruto de los acuerdos que alcanzamos con el Gobierno en las ultimas dos prórrogas".

La pregunta ahora es si este acercamiento podría ir más allá, hasta una potencial negociación de los presupuestos. En este sentido, el portavoz del PNV, cuyos votos serían también fundamentales para que las cuentas salieran adelante, ha apuntado que si el acuerdo es "meramente presupuestario, igual no hay problema puntualmente".

No obstante, ha advertido Aitor Esteban, "si es algo más, evidentemente los planteamientos de Cs chocan bastante directamente con los nuestros". "No somos precisamente santos de su devoción", ha apostillado.