Los contagios por coronavirus siguen al alza en España. Tanto es así que algunas comunidades y ciudades autónomas se plantean ya volver a un confinamiento domiciliario para frenar la segunda ola de la pandemia.

Es el caso de Melilla, cuyo presidente, Eduardo de Castro, anunciaba este fin de semana que ha pedido al Gobierno "que se valore un confinamiento domiciliario" en la ciudad autónoma, que se encuentra "al límite del colapso".

"Hay que pensar en restricciones que, aunque dolorosas, son necesarias para salvar vidas", aseveraba a través de Twitter, donde asimismo se hacía eco de las declaraciones de Rafael Bengoa, exdirectivo de la OMS, que ha calificado un nuevo confinamiento individual como "inevitable".

 

La ciudad autónoma de Melilla ha informado este lunes de 104 nuevos positivos más por coronavirus, con lo que el número de pacientes con COVID-19 activo asciende allí a 1.795 personas, 54 de ellas en el hospital y 10 de ellas en las UCI.

Según los últimos datos de la pandemia publicados por el Ministerio de Sanidad, correspondientes al pasado viernes, Melilla tiene la mayor incidencia acumulada de toda España, con 1276,49 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Además, de acuerdo con este informe, la ciudad tenía el viernes el 64,29% de las camas UCI ocupadas por pacientes con coronavirus.

Asturias pide 15 días de confinamiento en casa

Asturias, por su parte, acaba de anunciar que va a pedir al Ministerio de Sanidad un confinamiento domiciliario de 15 días. Además, ha decretado el cierre de toda la actividad no esencial, incluyendo bares y restaurantes.

El Principado confirmaba este lunes una incidencia acumulada global de 421 casos por cada 100.000 habitantes. La víspera, informó de 282 nuevos casos de COVID-19 y 10 defunciones a consecuencia de la pandemia. El Gobierno autonómico ya advertía ayer de que la situación es "crítica" y de que la presión asistencial en algunos hospitales exigía "poner en marcha nuevas medidas de contención".

Cataluña lo descarta "por ahora"

Mientras, Cataluña ha vivido ya su primer fin de semana de confinamiento municipal. El Govern anunció el viernes el cierre de toda comunidad durante 15 días y confinamientos perimetrales de sus municipios los fines de semana.

Este lunes, el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, ha descartado "por ahora" un confinamiento domiciliario, según ha indicado en una entrevista en 'Ràdio 4'.

No obstante, el pasado viernes el secretario general de Salut, Marc Ramentol, no descartaba pedirlo si los datos no mejoran con estas medidas, aunque matizó que, en todo caso, sería "la última alternativa".

El viernes, Cataluña no descartaba el confinamiento si las medidas no son suficientes

"Si vemos que en los próximos días las medidas no son suficientes, tendremos que pedir al Gobierno español que se plantee esta posibilidad", advirtió, precisando que ese posible confinamiento no tendría por qué ser igual que el de marzo y que, "si llegara el caso", se podría pedir pero con las escuelas abiertas.

Precisamente, Cataluña vivió el pasado viernes un nuevo récord de casos positivos en toda la pandemia: 6.212 nuevos contagios. Además, informó de 16 fallecidos más por coronavirus.

Castilla y León espera poder evitarlo

Por su parte, la consejera de Sanidad de Castilla y León, cree que ese confinamiento "va a existir porque es necesario que frenemos el virus, aunque se permita el trabajo, la educación y otros aspectos que no tuvimos en marzo, pero habrá que limitar las actividades no imprescindibles y estar en casa, lo vamos a tener que hacer", ha dicho Verónica Casado en una entrevista en la Ser.

"En marzo, de manera abrupta, se confinó y se metió a todo el mundo en casa. Se cerró. Es más, durante unos días se cerró totalmente la economía. Y nosotros entendemos que lo que hay que hacer es dar pasos de manera progresiva. Vamos introduciendo restricciones y el toque de queda, en sí mismo, es un camino hacia ese paso", ha explicado el presidente de la Junta.

Valladolid, preparada para un hipotético confinamiento domiciliario

"Esperamos que el toque de queda pare la curva. Si no lo hace, tendremos que seguir tomando medidas", advirtió el líder del Ejecutivo regional.

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado este domingo que su Ayuntamiento lleva "meses trabajando" parar preparar las estructuras y servicios públicos para afrontar un nuevo confinamiento domiciliario, aunque ha mostrado su esperanza en que "no se dé" esa situación. La región notificó ayer, domingo, 1.556 nuevos casos de COVID-19.

"Medidas más difíciles" en Andalucía

El presidente de la Junta de Andalucia, este lunes, en Twitter, ha escrito: "El miércoles avancé que superaríamos pronto el récord de hospitalizaciones y hoy es el día con más personas en los hospitales desde el inicio de la pandemia. Debemos extremar la prudencia y la responsabilidad. Si la situación no mejora, habrá que tomar medidas más difíciles".

"Mucho me temo que si sigue este ritmo de evolución, habrá que tomar decisiones mucho más duras y es mejor ahora", ha advertido, en entrevista con 'Onda Cero, decía este domingo, por su parte, el vicepresidente, Juan Marín. "La verdad es que miramos con preocupación al futuro", ha lamentado el dirigente de Ciudadanos, que ha citado la situación de países como Reino Unido, que decretaba el confinamiento este mismo sábado.

No descartaría ningún escenario"

Juan Marín, vicepresidente de Andalucía

Este lunes, Marín se ha pronunciado en idéntico sentido en 'TVE'. "Si sigue este número de contagios, de positivos y esta presión sanitaria yo no descartaría ningún escenario", ha apuntado.

"El confinamiento ya lo sufrimos en el mes de marzo y si tuviera que volver en algún momento siempre va a ser con ese criterio de los expertos", ha agregado, citando los ejemplos de Francia, Alemania o Portugal. "Creo que España va por ese camino y me temo que en los próximos días esas decisiones pueden llegar", ha aseverado.

Andalucía, que la semana pasada decretó el cierre perimetral de la región y de 450 de sus municipios, confirmaba este domingo 5.243 nuevos contagios. Allí, según ha indicado el Ejecutivo regional este lunes, hay 2.764 pacientes con COVID-19 permanecen ingresados en los hospitales, 381 de ellos en las UCI.

 

Urkullu evita pronunciarse sobre otro confinamiento en Euskadi

Por su parte, el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, ha evitado pronunciarse este lunes sobre un nuevo confinamiento porque "va a sonar como una alarma y como que ya nos vamos a tener que confinar".

"Estamos analizando todas las vías posibles", ha advertido, no obstante, en una entrevista en 'Radio Euskadi', en la que ha alertado de que un nuevo confinamiento domiciliario "tendría una incidencia" en la economía y "supondría la necesidad de replantear el ejercicio presupuestario".

Sin embargo, el presidente de Euskadi ha señalado que se analizan otras medidas, entre las que ha citado "el cese de actividades económicas no esenciales a una hora determinada" o "la limitación a diario a una hora más adelantada". En cualquier caso, ha insistido en la necesidad de evaluar primero los efectos de las últimas medidas antes de establecer nuevas restricciones.

Los últimos datos proporcionados por el Gobierno Vasco el pasado viernes informaban de 1.325 nuevos casos y una tasa de incidencia acumulada de 629,75 casos por 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.

Castilla-La Mancha no descarta modelos "más duros"

Emiliano García-Page, el presidente de Castilla-La Mancha, ha dicho este lunes que no descarta "modelos más duros o confinamientos", pero que van a hacer "lo imposible por evitarlos".