Tras muchos esfuerzos por mantener las distancias con los de Abascal, Ciudadanos levanta el veto. Sus candidatos a la Comunidad de Madrid se han reunido por primera vez, sin medios ni comunicados. Un encuentro cordial para conocerse, dicen, y acercar posturas en cuanto a sus programas.

En el Ayuntamiento, lo que parecía hecho, esta vez entre PP y Ciudadanos, toma distancia tras la última reunión. "El PP debería haber funcionado con más respeto y más seriedad", manifestó Begoña Villacís, mientras que Andrea Levy aseguró: "Ciudadanos no muestra su disposición a que haya un gobierno alternativo a Carmena liderado por el PP".

Aun así, los de Rivera definen al PP como socio prioritario a falta, dicen, de cerrar un acuerdo. Pero ni ellos ni los socialistas confirman un intercambio de cromos entre la alcaldía y la comunidad.

El hasta ahora único compromiso firme, el de PP y Vox para unir fuerzas donde sumen, comienza a hacer aguas. Como en la ciudad autónoma de Ceuta, donde los populares se niegan.

A la lista de complicaciones para alcanzar acuerdos, se suma otra más: la de los municipios cuyos gobiernos dependen -y al revés- de las negociaciones en las comunidades autónomas. Así ocurre en Navarra, o en Murcia.

La respuesta de Ciudadanos, en la reunión que mantendrán el jueves, no sin antes estudiar la contraoferta que les lanza el PP.

Encuentro tras el intercambio de reproches

El encuentro llega después de que Ciudadanos haya asegurado que no entrará en gobierno con Vox. En este sentido, José Manuel Villegas apuntó que "no va a haber mesas a tres" y dejó claro que el socio prioritario de la formación es el Partido Popular y que otras formaciones deberían decidir si apoyaban sus acuerdos, o no.

Por su parte, el partido de extrema derecha se quejó de que Ciudadanos pedía apoyos "a cambio de nada". Vox no da su brazo a torcer y se niega a repetir la fórmula de Andalucía.

"Cs ofrece como plato único una segunda taza de caldo andaluz, humillaciones, desprecios y ninguneos a cambio de nada", afirmaba Vox en Twitter. Además, añadía que Ciudadanos "quiere entregar entonces la capital y la Comunidad de Madrid a la izquierda".