La ministra de Educación, Isabel Celaá, se ha disculpado con el diputado del PP Juan José Matarí, padre de una hija de 25 años con síndrome de Down, al ver que sus palabras pronunciadas durante la sesión de control al Gobierno "pudieron ofenderle". Tanto es así que el Grupo Popular ha registrado una petición de reprobación tan solo un día después y ha pedido la dimisión de la ministra.

En un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, Celaá ha aclarado que ha hablado con el diputado afectado, y le ha pedido disculpas por si sus palabras le ofendieron: "Mi respuesta se centró en su pregunta, que me acusaba de legislar contra la Constitución. Jamás fue mi intención faltarle al respeto, ni a él ni a su familia", explica la ministra.

Añade en otra publicación posterior que su "compromiso con las personas con discapacidad y sus familias es inequívoco. La Lomloe garantiza el derecho de todos a la mejor educación, tanto en centros ordinarios como especiales".

 

¿Qué ocurrió en el Congreso?

La disputa entre ambos se inició el pasado miércoles durante la sesión de control al Gobierno. El diputado 'popular' Juan José Matarí cuestionó a Celaá si la Lomloe -la última ley educativa- respetaba la Constitución y defendió que, a su juicio, esta norma no apoya la educación especial, "fundamental para la integración".

Como ejemplo, Matarí expuso su propio caso: contó que su hija Andrea, de 25 años, con síndrome de Down, ha conseguido plena inclusión social y laboral gracias a que su formación ha sido adaptada a sus capacidades.

Respondiendo a la cuestión, la ministra Celaá afirmó que la Lomloe está "exquisitamente anclada en la Constitución" y que destina "más recursos a los centros ordinarios para tratar precisamente la educación especial. ¿Eso es estar al margen de la Constitución?".

También acusó al diputado de no tener ningún contacto con el mundo educativo, ni con los padres, ni con los hijos, ni con los profesores. "¿De dónde viene usted? No tiene ningún contacto con el mundo educativo, ni con los padres, ni con los hijos, ni con los profesores. Usted no sé de qué habla", le dijo.

Tras lo ocurrido, el Grupo Popular ha registrado una proposición no de ley para pedir la reprobación de la ministra por lo que consideran "el desprecio manifestado a las familias que desean escolarizar a sus hijos en centros de educación especial, por atentar al derecho constitucional del artículo 27" y haber promovido la Lomloe, que "atenta a la libertad de las familias que desean escolarizar a su hijos" en esos centros.