La lista de residuos y materiales que pueden llegar a tener una segunda vida cuando ya les hemos dado uso es interminable. Hasta las cáscaras de huevo son aprovechables: nada menos que para hacer azulejos. Sí, parece increíble, pero esta transformación será posible muy pronto en España.

El proyecto, cofinanciado por la Unión Europea y denominado Life Eggshellence, tiene como objetivo el tratamiento de las cáscaras procedentes de la industria del huevo para convertirlas en carbonato cálcico, materia prima muy utilizada en la industria de la cerámica.

Para ello se está ultimando el diseño de una máquina creada para este proyecto, y que separará la membrana del huevo de la cáscara. Así, se conseguirá un doble objetivo: por un lado, se aprovechará un residuo que, de otra forma, acabaría en un vertedero (en Europa solo se aprovecha un 10% de las cáscaras de huevo); además, se evitará extraer de la naturaleza ese carbonato cálcico.

"Para nosotros es una materia prima más", explica Gonzalos Campos, director de Operaciones del grupo Euroatomizado, fabricante de cerámicas y una de las empresas españolas que participan en este proceso de reciclaje.

Si se aprovechara toda cáscara de huevo de la industria se evitaría extraer de la naturaleza el 40% del carbonato cálcico

Por ahora, este es tan solo un proyecto experimental, pero tiene un gran potencial, pues en España se desechan 16.000 toneladas de cáscaras de huevos al año, una cifra que asciende a 300.000 toneladas si tenemos en cuenta toda la producción europea. Según describe el proyecto, si se aprovechara todo este residuo de la industria del huevo se evitaría extraer de la naturaleza el 40% del carbonato cálcico.

En este proyecto Life Eggshellence, que cuenta con 1.272.314 euros de presupuesto, de los cuales 699.770 proceden de fondos europeos, colaboran empresas españolas y portuguesas, además de la universidad de Aveiro (Portugal).

Reutilizar recursos, integrarlos en la economía y darles una segunda vida a la vez que se reduce la huella de carbono: ejemplos de economía circular, la senda que quiere seguir la Unión Europea para los próximos años, y para la que acaba de plantear un plan de acción.

Zapatos que se convierten en zapatos

Otro de los proyectos financiados con fondos europeos y que apuestan por la economía circular se desarrolla en la fábrica de calzado Kanna, en Caravaca de la Cruz (Murcia); en esta planta reciclan materiales de zapatos desechados para fabricar otros nuevos. Hasta el momento, 77.000 pares de zapatos ya han tenido una nueva oportunidad y han ahorrado al medio ambiente 728 toneladas de CO2.

Para facilitar la recogida de calzado, se han instalado 1.200 contenedores en toda la Región de Murcia. KannaGreen (el nombre del proyecto) está también enmarcado en los fondos LIFE+ (cuenta con 978.321 euro de financiación europea), no solo contribuye a la sostenibilidad, sino que además genera empleo destinado a personas en riesgo de exclusión social: con este trabajo, Aroa, madre soltera con dos niñas a su cargo, ha podido compatibilizar el cuidado de sus hijas, como cuenta a laSexta en el vídeo.

El plan para promover economía circular de la UE

Se calcula que hasta el 80% del impacto medioambiental de un producto tiene su origen en el diseño y las previsiones de la UE apuntan a que en 2050 la generación anual de residuos aumentará un 70%. Nuestro consumo equivaldrá al de tres planetas Tierra. Por ello, el Parlamento Europeo quiere reducir este impacto al máximo y para ello la UE ya tiene un 'plan de acción de economía circular'.

El pasado 10 de febrero el Parlamento Europeo aprobó un informe de apoyo al plan propuesto justo hace un año. En él, los eurodiputados piden a la Comisión que plantee una serie de objetivos concretos y vinculantes para 2030 de reducción de la huella ecológica por el uso y consumo de materiales, y que cubra el ciclo completo de todas las categorías de productos comercializados en la UE. También se plantean establecer objetivos de reciclaje sobre determinados productos.

Proyectos como los del aprovechamiento de las cáscaras de huevo y el del reciclaje son ejemplos de pasos dados en esa dirección, aunque Europa tiene un largo camino por delante para que su economía sea efectivamente circular: ya que todavía se importan de otros países el 23% de los recursos de la UE, según el último informe de la Agencia Europea de Medioambiente sobre economía circular.

La economía circular no solo contribuye a la mejora del medioambiente, sino que también favorece a la economía local y genera empleo en sectores productivos, así como en innovación, como los ejemplos citados.

Alcanzar una economía neutra en emisiones

El objetivo, en línea con el Pacto Verde Europeo, es alcanzar la neutralidad climática de la UE para 2050. Para ello, los eurodiputados proponen seguir esta senda de objetivos:

  • Alcanzar un mercado europeo de productos sostenibles, climáticamente neutros y eficientes en el uso de recursos: en concreto, trabajar contra la obsolescencia programada y en pro del llamado 'derecho a reparar'.
  • Transformar los sectores esenciales en circulares: que la sostenibilidad se integre en todas las etapas de producción, esto es, desde su diseño hasta que llega al consumidor.

Pero, ¿cuáles son esos sectores esenciales? El plan especifica objetivos generales para plásticos, textiles, residuos electrónicos, alimentos, embalajes, baterías y vehículos y edificaciones y construcción, que ampliamos en la siguiente infografía.

[[H3:LIFE+, el programa de fondos europeos para el medio ambiente]]

España es una importante receptora de los fondos LIFE+, destinados a la protección de la naturaleza y la biodiversidad. Los dos proyectos, tanto el EggshellenCE como el KannaGreen se enmarcan en esta herramienta de financiación, en este caso orientada hacia la economía circular. Pero no son los únicos proyectos en marcha en España de este tipo: el último programa aprobado, en 2019, aprobó 28 proyectos que suponen más de 44 millones de euros de financiación europea y en los que participan empresas e instituciones públicas españolas. De estos 28 hay ocho que promueven la economía circular. El siguiente mapa detalla en qué consiste cada uno de ellos, puedes verlo pulsando en los círculos.

Los Fondos Next Generation para la recuperación económica

La Unión Europea ha integrado sus objetivos del Pacto Verde en su último presupuesto plurianual aprobado 2021-2027. Una suma de 1,8 billones de euros de los que el 30% irán destinados a proyectos contra el cambio climático, y el 20% serán para transición digital.

De ellos, la UE ha destinado 750 mil millones en ayudas directas, los llamados fondos Next Generation, para revertir los daños causados por la pandemia. Por su parte, España dispondrá de 150.000 millones de los fondos europeos hasta 2027.