Europa plantea por primera vez la posibilidad de reducir el uso de mascarillas en las personas ya vacunadas contra el COVID. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades ha lanzado una guía en la que se recoge la posibilidad de relajar algunas medidas en este colectivo ya inmunizado.

En el documento, el ECDC apela a que las personas inmunizadas contra el COVID puedan reunirse por parejas sin distancia, mascarillas ni pruebas PCR, independientemente de la edad que tengan siempre que ésta no suponga un factor de riesgo por sí mismo: "Cuando las personas completamente vacunadas se encuentran con otras personas completamente vacunadas (riesgo muy bajo / bajo), el distanciamiento físico y el uso de máscaras faciales se pueden relajar", dicta el documento.

Así, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades plantea que las personas de mediana edad que ya estén vacunados podrían reunirse con personas incluso sin vacunar sin ningún tipo de medida de protección siempre que no padezcan una enfermedad grave o tengan patologías de gravedad frente al COVID. "Los requisitos para las pruebas y la cuarentena de los viajeros (si se implementan) y las pruebas periódicas en los lugares de trabajo pueden no aplicarse o modificarse para las personas completamente vacunadas siempre que no exista una circulación de las variantes inmunitarias de escape o un nivel muy bajo (en la comunidad del país de origen, en el caso de viajeros)", detalla el documento.

Esta recomendación se extiende, tal y como indica el documento, únicamente a personas de mediana edad o jóvenes, dejando fuera a las personas mayores o de riesgo. Además, esta guía tampoco se podría acatar en espacios con un gran número de personas o lugares públicos, a pesar incluso de que todos los asistentes estuvieran vacunados.

Asimismo, el ECDC entiende que las personas que ya están inmunizadas contra el COVID no tendrán que realizarse pruebas PCR o test de antígenos para viajar, ni tampoco cumplir con las cuarentenas establecidas.