Martin Gugino, el anciano de 75 años que fue empujado durante las protestas en Buffalo por el asesinato de George Floyd, tiene el cráneo fracturado y ha perdido la movilidad, según ha informado su abogado.

La imagen del empujón de dos policías que acabó con Gugino tendido en el suelo dio la vuelta al mundo por su dureza en un momento en el que la acción del Cuerpo de seguridad en Estados Unidos está bajo el puto de mira. Los múltiples casos de brutalidad policial, entre ellos el asesinato del afroamericano George Floyd por parte de tres agentes en Minneapolis, han provocado protestas por todo el mundo.

Según ha afirmado el abogado de Gugino, Kelly Zarcone, a la cadena CNN, "su cráneo estaba fracturado" y "aún no puede caminar". "Si bien aún no puede caminar, pudimos mantener una breve conversación antes de que se cansara demasiado. Aprecia toda la preocupación sobre él, pero aún no está concentrado en sí mismo", ha explicado el magistrado.

El manifestante está sometiéndose a rehabilitación para tratar de recuperar la movilidad después de que dos agentes le lanzaran al suelo durante una protesta contra el racismo y la brutalidad policial en Búfalo, Nueva York, el pasado 4 de junio.

A pesar de que se investigó la actuación de los agentes, que quedó grabada en un vídeo muy criticado en todo el mundo, ambos quedaron en libertad bajo fianza tras declararse inocentes, asegurando que el anciano cayó al tropezarse. Ambos han sido suspendidos de sueldo.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, calificó lo ocurrido de "injustificado" y "completamente vergonzoso". Sin embargo, lejos de condenar la agresión, y pese a la rotundidad de las imágenes, Trump sostiene que podría ser un montaje. El propio presidente de Estados Unidos llegó a sugerir que el anciano agredido podría ser "un provocador" del movimiento Antifa, recientemente declarado "terrorista" por el presidente. Así lo afirmó en su cuenta de Twitter, donde destacó que "el hombre se cayó más fuerte de lo que lo empujaron".