El Open de Australia 2021 está dando mucho de que hablar. Y no precisamente de tenis. Los estrictos protocolos llevados a cabo por el gobierno australiano están provocando un auténtico quebradero de cabeza para muchos jugadores.

El último en manifestarse sobre esta situación ha sido Roberto Bautista. El tenista español se encuentra confinado en Melbourne a la espera de pasar 14 días de cuarentena en el hotel. El castellonense ha concedido una entrevista en el medio de Israel 'Sport 5' donde ha rajado por completo de la organización de 'Tennis Australia' y del obligatorio aislamiento.

"Es como una cárcel, pero con wifi. Esta gente no tiene ni idea de tenis, de pistas de entrenamiento ni de nada. Es un completo desastre por eso. El problema es que el control de todo no es de 'Tennis Australia' sino del Gobierno. Estos días he tenido que trabajar mucho el aspecto mental y ser paciente", ha comentado el número 13 del 'ranking' ATP.

 

El español, muy crítico con el estricto protocolo, ya se ha entrenado junto al ruso Daniil Medvedev en su segunda sesión de entrenamiento. Roberto Bautista intentará llegar lejos en un torneo en el que el pasado año cayó en la ronda de dieciseisavos de final frente al croata Marin Čilić.

Bautista pide perdón por sus declaraciones

Tras el revuelo que han generado sus palabras, el tenista de Castellón ha emitido un comunicado en sus redes sociales en el que ha pedido perdón y ha asegurado que era una "conversación privada" que se ha publicado "sin su consentimiento".

"Quiero pedir disculpas a todas las personas que se hayan sentido ofendidas por el vídeo que se ha publicado sobre mí recientemente" dice Bautista en un comunicado a través de Twitter, en el que advierte que "se trata de una conversación privada sacada de contexto, que ha sido desafortunadamente difundida a los medios sin ser yo consciente ni contar con mi consentimiento. Tanto mi entrenador como yo estamos siguiendo los protocolos diseñados por el Gobierno Australiano y 'Tennis Australia' para evitar cualquier contagio y garantizar volver a competir con la máxima seguridad", concluye el tenista español.