No es una promesa, ya es más que una realidad: Paula Badosa ha irrumpido en el circuito WTA con puño de hierro. En su cortísima carrera, la tenista de 23 años ha ganado las dos finales que ha jugado en Belgrado e Indian Wells.

Y de qué manera. En el desierto californiano, la española tan solo ha cedido dos sets; en su debut frente a la ucraniana Dayana Yastremska y en la final ante Victoria Azarenka.

Frente a la bielorrusa, exnúmero 1 del mundo, Badosa ha dado una lección de madurez, gestión de esfuerzos y fortaleza física y mental para tumbar a una excampeona del torneo (Azarenka ganó en 2012 y 2016):

Tras vencer el primer set por 7-6(5), la veterana tenista tiró de orgullo para llevarse la segunda manga por 2-6. Ya en el tercer y definitivo set, la española llegó a estar a dos puntos de perder, pero su capacidad de resiliencia y concentración le han llevado a entrar en el libro de la historia del deporte español.

 

A sus 23 años, Paula Badosa ha entrado en el selecto club de las tenistas españolas que han alzado un WTA 1.000 o equivalente. Tan solo Arantxa Sánchez Vicario, Conchita Martínez, María José Martínez y Garbiñe Muguruza lo habían logrado antes.

Reacciones tras la victoria

En su perfil de Twitter, la tenista española ha señalado que ganar en Indian Wells es un "sueño": "No ha sido un camino fácil, pero obtuvimos la recompensa con trabajo duro, pasión y fe. No dejes que nadie te diga que no puedes lograr algo. Si eso sucede, demuéstrales que están equivocados. Hoy cumplí uno de mis sueños, jugar la final en uno de los eventos más importantes del mundo contra una leyenda de nuestro deporte. Y logré ganar".

"No os imagináis cuántas veces he soñado con esto. Este sueño me mantuvo con vida, me mantuvo fuerte para luchar todos los días. No hay nada más poderoso que esto. Nunca dejes de soñar, ningún sueño es demasiado grande", ha añadido.

 

"Muchas gracias a todos los que me apoyan, me siento muy afortunado de poder compartir este viaje con todos ustedes. Por supuesto, gracias a mi equipo y a mi gente. Este es un deporte individual, pero no se puede lograr ningún objetivo sin un grupo que me apoye incondicionalmente. ¡Te amo, equipo!", ha zanjado.