Parece que, por el momento, Jorge Lorenzo tiene desechada la idea de regresar a la competición de MotoGP. Después de dar largas a Ducati e insistir en que continuará con su labor de probador, el balear ha disipado cualquier duda que pudiera existir en torno a su futuro.

En una serie de respuestas en Twitter a distintos usuarios, el pentacampeón mundial de motociclismo ha señalado que la "humildad" no es el germen de la victoria y que no corre porque es "feliz" como probador.

"La humildad no gana campeonatos, si no habría millones de campeones humildes. No corro porque ya no me apetece, no porque no pueda. Como probador me siento feliz, realizado, me cuidan bien y dispongo de mucho tiempo libre. ¿Qué más puedo pedir de la vida?", reza el mensaje escrito por Lorenzo.

 

A su vez, ante las críticas que apuntaban a que no había sabido llevar correctamente todas sus motos, el '99' se mostró contundente, sacando pecho de donde está a día de hoy: "Si no hubiera llevado muy bien todas las demás motos, no llego a Yamaha".