Sergio Pérez ya viajó hasta Milton Keynes para realizar su primera visita a la fábrica de Red Bull para empezar a trabajar en la temporada conociendo a sus nuevos compañeros y haciéndose el asiento del monoplaza.

Aprovechando su visita a la fábrica ha dado su primera entrevista para Red Bull en la que ha dejado toda una declaración de intenciones, y es que el mexicano tiene claro que si el coche está a la altura se encargará de lograr un mundial para la escudería de bebidas energéticas.

"El año pasado al final tuve el coche para mostrar un poco más y la gente vio de lo que era capaz. Lo único que me faltaba era la oportunidad. Ahora la tengo, depende de mí que funcione. Voy a asegurarme de que rindo por encima de las expectativas", ha comenzado explicando. 'Checo' logró una cuarta posición en la pasada temporada pese a distintas polémicas dentro del equipo, por lo que todo apunta a que podrá estar luchando por victorias junto a Mercedes.

"Si tenemos un coche que puede ganar el Campeonato, me aseguraré de que lo ganamos. Si no y sólo tenemos un coche lo suficientemente bueno para ser tercero, me aseguraré de que terminemos segundos", ha continuado.

Sergio llega con muchas ganas de aprovechar la oportunidad y muy seguro de sí mismo, tanto que también se ha atrevido a lanzar un aviso a su compañero de equipo. Y es que, pese a que considera que Max Verstappen es uno de los mejores pilotos que tiene la Fórmula 1 en estos momentos, él también puede estar a la altura.

"Estar al lado de Max es un reto importante, todos sabemos lo rápido que es. Es uno de los pilotos más rápidos de la parrilla, sino el más rápido y se ha convertido en un piloto muy completo en los últimos años. Eso sí, yo creo que tengo la experiencia y el talento suficientes para estar a la par", ha asegurado el nuevo piloto de Red Bull.

Primera oportunidad en un equipo competitivo

Una oportunidad única para el mexicano ya que hasta ahora no había logrado entrar en un equipo competitivo y por lo que no puede esta más agradecido: "Espero que tengamos una temporada realmente buena, es la única forma en la que se lo puedo pagar al señor Mateschitz, al Dr. Marko, a Christian, Adrian y a todo el equipo. Nadie antes me ha dado la oportunidad de estar en un equipo grande, ¡espero que escuchemos el himno nacional de México muchas veces el próximo año!"

 

'Checo' debutó con Sauber y en 2013 acabó fichando por McLaren pero los de Woking llevaban ya un par de años con problemas de fiabilidad y sin ser competitivos. Los siguientes años en Force India y Racing Point no fueron como esperaba y pese que la primera temporada lograron liderar la zona media, fueron decayendo.

"Es una oportunidad para la que he trabajado tan duro... durante más de 15 años. Creo que ha llegado en el momento correcto, estoy listo y la agarraré con ambas manos", ha añadido Pérez.

Bien es cierto que Red Bull siempre acaba fichando a pilotos que llegan de su programa de desarrollo de pilotos, el Red Bull Junior Team, por lo que Sergio pensó que nunca lograría un asiento al ser un piloto totalmente externo de la escudería. "Red Bull es una marca fantástica. De todos los equipos de la Fórmula 1, pensé que no había oportunidad de que yo me uniera porque no era parte del programa de jóvenes pilotos, pero cuando se presentó la oportunidad la aproveché. Es un sueño hecho realidad. Cuando me pongo la camiseta de Red Bull o bebo una lata, digo '¡guau, ésta es la marca para la que piloto!'. Es impresionante y difícil de imaginar", ha confesado.

 

El mexicano ya coincidió con Horner en la GP2 y ahora, más de diez años después volverán a trabajar juntos. "Trabajé con Christian y su padre, piloté para él en mi primera temporada en GP2. Es una locura pensar que 12 años después vayamos a trabajar juntos de nuevo. Le admiro mucho. Es una persona fantástica y también un gran líder, tenemos momentos geniales por delante", ha zanjado.