Pasarán dos años y medio entre dos estampas que quedarán para la posteridad del automovilismo español. Desde aquel noviembre de 2018 en el que Fernando Alonso se despidió de la Fórmula 1 escoltado por Lewis Hamilton y Sebastian Vettel en Abu Dabi hasta que el próximo mes de marzo se vuelva a subir al monoplaza para competir.

Poco menos de 1.000 días en los que al asturiano le ha dado tiempo a participar en el Mundial de Resistencia, en las 24 horas de Daytona, la Indy, el Dakar... Pero su vuelta a la competición que le vio coronarse como campeón en 2005 y 2006 ya es más que una realidad.

En poco más de un mes se pondrá a los mandos del nuevo Alpine en los test de pretemporada y el ovetense no puede esconder su emoción: "Es algo bonito, es una bonita emoción. Hace dos años dejé la puerta abierta a volver a la F1 con las nuevas reglas. Fueron aplazadas por el coronavirus hasta 2021, pero, de todos modos, pensé que el 2021 ya podía ser un buen año para estar en la categoría, crecer junto con el equipo".

"Y con Renault, que ha sido siempre un poco como mi casa, mi familia dentro del Mundo del Motor. Espero repetir aquellos buenos años", añadió Fernando en una entrevista concedida a la 'RAI', la televisión italiana.

A su vez, afirmó estar contento con los cambios acaecidos en la cúpula de la marca del rombo, con Luca de Meo como nueva cabeza de Renault.

"Me dio confianza que el presidente ama las carreras. Esa es una cosa muy importante, porque en estas grandes empresas tienes que tener, también, un poco de pasión por las carreras, si no todo se olvida un poco. Ver a Luca ya en varias carreras de 2020, creo que fue a cuatro o cinco grandes premios, no es una cosa normal para un presidente de un grupo automovilístico como el de Renault, con lo que creo que toda esa pasión la está transmitiendo a todo el equipo y eso es bueno", señaló Alonso.

Por último, al piloto español le preguntaron por esa relación 'mística' que siempre le ha unido a Italia, país del que guarda un gran recuerdo por Minardi, Briatore y Ferrari.

"No creo mucho en las casualidades, pero es verdad que mi carrera ha estado ligada a Italia de algún modo, siendo piloto de Ferrari, además. Pero, también empezando con Minardi, después teniendo siempre a Flavio Briatore a mi lado, ahora con Luca de Meo, con lo que siempre hay algo de Italia en todas las cosas que hago en el Mundo del Motor. Me gusta", zanjó Fernando.

Del 12 al 14 de marzo, en el circuito de Sakhir en Baréin, tendrán lugar los test de pretemporada de Fórmula 1 en los que Alonso podrá disfrutar de un día y medio para terminar la puesta a punto de su regreso a la categoría reina.