Irán y Senegal se enfrentaban en un partido amistoso en Austria. Al saltar los 22 protagonistas al terreno de juego, los jugadores iraníes lo hicieron con una chaqueta negra sin el escudo de su selección. Esto lo hicieron para protestar por la represión que existe ahora mismo en su país.

Desde el 14 de septiembre hay manifestaciones en el país y el día 16 mataron a Mahsa Amini, una joven de 22 años que fue arrestada y torturada por la policía del país por no llevar puesto correctamente el hiyab. Esto ha causado mucha indignación en todo el mundo, produciéndose manifestaciones incluso en España.

Desde el año 1979 es obligatorio llevar en Irán el hiyab, un velo que cubre todo el pelo y tan solo deja visible la cara. La fuerza policial en caso de no cumplir con esto es muy contundente, pudiendo incluso acabar en la cárcel o recibir latigazos. Esto ha provocado la indignación de la población, que ha salido a las calles a protestar.

A pesar de que existe un riesgo a que les sancionen, uno de sus jugadores, Sardar Azmoun, se pronunció en su Instagram, aunque más tarde eliminó el mensaje: "El castigo máximo es ser expulsado de la selección nacional, que es un pequeño precio a pagar incluso por un solo mechón de cabello de una mujer iraní. Nunca será borrado de nuestra conciencia. No tengo miedo de ser expulsado. Qué vergüenza matar a la gente tan fácilmente y larga vida a las mujeres de Irán".

De hecho, fue Azmoun quién metió el gol para los iraníes en el empate a uno frente a Senegal. El jugador decidió no celebrar el gol.