Josep María Bartomeu, expresidente del FC Barcelona, ha pasado horas muy difíciles después de que durante la mañana de este lunes, los Mossos d'Esquadra procediesen a su detención y al registro de las oficinas del Camp Nou.

El exmandatario culé fue llevado a los juzgados de les Corts (Barcelona), donde se acogió a su derecho a no declarar por lo que, en la mañana de este martes, ha sido puesto en libertad con cargos.

Junto a él ha sido un joven, Moha, que ha intentado llevarse su mascarilla de recuerdo, aunque Bartomeu no ha accedido: "No puedo, no puedo".

Seguidamente, 'Jugones' ha podido hablar con quien el expresidente ha pasado la noche en la comisaría.

Moha asegura que Bartomeu "estaba asustado" en plena madrugada debido al "ruido de salvajismo" que se escuchaba desde la calle.

A su vez, Moha quedó sorprendido al ver dónde ha pasado la noche el antiguo dirigente blaugrana: "Parecía una habitación de lujo, no parecía un calabozo. Es la primera vez que veo algo así".