"Sucio", "puerco", "asqueroso", "pichado"... Fueron los adjetivos con los que se describieron a Fernando Amorebieta el pasado domingo por los hechos sucedidos durante el partido que enfrentaba a Olimpia contra Cerro Porteño, el 'Clásico' del fútbol paraguayo.

Se acercaba el final del encuentro cuando Fernando Amorebieta decidió en primer lugar lanzar un cabezazo al delantero de Olimpia Nestor Camacho y, segundos más tarde, morderle en la cabeza. Esta acción supuso la expulsión del defensa venezolano.

 

Un partido que acabó 4-2 para Olimpia en el que el principal protagonista fue Roque Santa Cruz. El ex de Bayern de Múnich y Málaga, entre otros equipos, marcó cuatro goles a sus 38 años, disfrutando de sus últimos coletazos como profesional en el equipo que le vio nacer.