Leo Messi dijo en sus inicios como jugador profesional de fútbol que Pablo Aimar había sido su principal ídolo en la infancia y que se había inspirado en él durante su etapa de crecimiento. Y razón no le faltaba al argentino; 'El Payaso' fue uno de los mejores centrocampistas de los inicios del siglo XX.

Ahora, retirado desde 2015 cuando jugó su último partido con la elástica de River Plate, Aimar es el entrenador de a selección sub-17 de la albiceleste.

"Disfruté mucho de todo lo que era ser jugador de fútbol", afirmó el exfutbolista de Valencia y Zaragoza, entre otros, en una entrevista concedida a una televisión argentina.

De su actual vida como entrenador, Aimar asegura que la "disfruta mucho": "Soy alguien que parece muy serio afuera, pero que ahí dentro estoy todo el tiempo riéndome y buscando acercarme a la gente para pasarlo bien".

 

Sin embargo, de las palabras de 'El Payaso' se puede leer la añoranza que procesa por el fútbol sobre el verde: "Para mi el fútbol fue eso, fue mi lugar, por eso lo sentí tanto cuando lo dejé, no pensaba que fuera a sufrir tanto".

"Al jubilarte a los 35 años te vuelves loco. Tienes mucha sangre caliente para tener tantas horas y la cabeza tiene que funcionar un ratito", añadió el argentino.

El periodista, al ver que hablaba a corazón abierto, no dudó en pregúntale si se retiraba antes la cabeza o el cuerpo: "El cuerpo, la cabeza no se retira nunca. ¿Sabes las jugadas que veo ahora y no puedo hacer? Las veo a todas horas".