Marc Gasol ha firmado uno de sus mejores partidos con los Angeles Lakers. El pívot volvía a ser titular contra los Celtics ante la baja de Andre Drummond por lesión y el español realizó un gran encuentro anotando 18 puntos, convirtiéndose en el segundo máximo anotador del equipo angelino.

Marc estuvo muy acertado de cara al aro logrando un 7 de 10 en tiros de campo y 4 de 6 en triples, a pesar de la derrota por 121-113.

Y por si fuera poco, Marc se dislocó el meñique de su mano izquierda en un intento de coger el balón tirándose al suelo. A pesar de la lesión, el pequeño de los Gasol se recolocó el dedo y siguió jugando. Al final del encuentro el jugador de los Lakers explicaba lo sucedido.

"Al final, la adrenalina ayuda muchísimo en estos casos
. Estás metido en el partido. Nada, me he tirado a por un balón en un pase que iba muy cerca del suelo. La única manera de cogerlo era tirándome al suelo. No sé muy bien qué ha pasado, pero al levantarme y ver la mano el dedo estaba dislocado. Por experiencia, más o menos, sabes cómo reaccionar en ese momento. He estirado un poco y lo he conseguido volver a meter en su sitio rápidamente", declaró Gasol a EFE.

 

El ex de los Raptors no se quiso perder el encuentro ya que llevaba varios partidos sin ser titular. Su incidente no le impidió seguir en pista.

"He seguido jugando porque llevaba un partido sin jugar y me hacía mucha ilusión. Estaba jugando bien y no quería salir de la pista. La sensación era un poco extraña. Había un rebote que he intentado coger, pero lo he palmeado porque no tenía confianza en la mano izquierda. Pero luego cuando he visto que podía coger el balón más o menos bien y que el dedo estaba estable y el dolor era soportable, pues nada, a seguir jugando", concluyó el '14' de los Lakers.