La Semana Santa es la fiesta más importante del cristianismo, además de suponer las vacaciones de primavera para los españoles. En estos días, la religión católica conmemora el final de la vida de Jesucristo: la Última Cena, la Pasión, su muerte y, finalmente, su Resurrección y ascenso a los cielos.

Los momentos claves de las últimas horas del mesías cristiano son recordados en diferentes oficios a lo largo de la semana. También las procesiones, una tradición arraigada en nuestro país en la que participan tanto feligreses como a no creyentes, unidos por el cariño hacia estas celebraciones.

Jueves Santo

Este día se conmemora la Última Cena, la reunión en la que Jesús dio la Eucaristía a sus discípulos. Antes de celebrarla, realizó un lavatorio de pies a todos sus compañeros, símbolo para la Iglesia de entrega a los demás. Durante la cena realizó por primera vez la identificación del pan con su cuerpo y del vino con su sangre, estableciendo así el misterio de la Eucaristía.

Según la Biblia, fue el momento en que Jesucristo desveló que sería prendido esa noche por la traición de uno de sus doce discípulos, que moriría en la cruz y que San Pedro le negaría tres veces.

La misa del Jueves Santo se consagra al éxito en la muerte de Cristo, que habría dado su vida para salvar a la humanidad de sus pecados. Por ello, se debe celebrar "lo más solemnemente posible, pero, en los cantos, en el mensaje, en los signos, no debe ser ni tan festiva ni tan jubilosamente explosiva como la Noche de Pascua", según podemos leer en Aciprensa.

Viernes Santo

El viernes sirve para recordar la Pasión de Jesucristo, el martirio que sufrió antes y durante su crucifixión, hasta su muerte de madrugada. Según las escrituras, tras la traición de Judas con un beso, Cristo fue prendido y llevado ante Poncio Pilatos, que le condenó a muerte por autoproclamarse 'Rey de los Judíos'.

Sufrió martirio de camino al Monte Gólgota y allí fue crucificado. Durante el trance estuvo solo acompañado por su madre, la Virgen María, su discípulo San Juan y un grupo de mujeres. El calvario de Jesús generó el símbolo más representativo de la cristiandad: la cruz, un instrumento de tortura y ejecución de los romanos, pasó a convertirse en la representación más básica de la religión cristiana.

Sábado Santo

En el Sábado Santo se recuerda el tiempo en que Cristo fue enterrado y "descendió a los infiernos". La Iglesia invita a la meditación y al silencio, haciendo hincapié en que el Hijo de Dios descendió hasta lo más bajo que puede descender un hombre.

Domingo de Resurrección

En este día los cristianos conmemoran la resurrección de Cristo, la base de todas sus creencias, mediante la cual se convierte en el Salvador de la humanidad y vuelve con el Padre. Esta jornada es "la cima del año litúrgico", según Aciprensa, porque supone "el aniversario del triunfo de Cristo".

El día coincide además con la fiesta judía de la Pascua, en la que los hebreos celebran la liberación de su pueblo esclavizado por los egipcios, en la víspera de su marcha. Según la web católica, Cristo dio un nuevo sentido a esta fiesta al extender la salvación no solo a un pueblo elegido, sino al mundo entero.

Lunes de Pascua

El Lunes de Pascua es el primer día del tiempo pascual, también conocido como Lunes del Ángel. En los evangelios puede leerse cómo un grupo de mujeres fue a perfumar el cuerpo de Cristo y se encontraron con que la tumba del mesías estaba vacía. Uno o varios ángeles, según el texto, les dijeron que no tuvieran miedo porque el Señor no estuviera en la tumba, ya que había resucitado.Este día supone el comienzo del Tiempo de Pascua, los 50 días en que se recuerda que Cristo resucitó y estuvo con sus discípulos, hasta su Ascensión en Pentecostés.

El Lunes de Pascua es tradición en algunos lugares de España comer la 'mona de Pascua', un pastel típico de la Comunidad Valenciana, aunque se ha extendido prácticamente por toda la península. Este dulce representa el fin de la penitencia por la Cuaresma. La mona tiene una base de bizcocho y, dependiendo de la zona, pueden estar decorados con huevos: unas veces aparecen pintados, las monas más tradicionales los incluyen cocidos en la receta, y otros son de chocolate.

Cómo celebrar la Semana Santa en cuarentena

A pesar del confinamiento por el coronavirus, que ha provocado la cancelación de las tradicionales procesiones de Semana Santa, los españoles no han renunciado a celebrarla, aunque sea desde sus casas. Desde misas online hasta reposiciones de procesiones de años pasados, internet se ha convertido en un hervidero de actividades para que toda la familia pueda disfrutar de las vacaciones desde casa.