El cuadro de Pablo Picasso "Busto de Mujer", robado hace 20 años, ha sido encontrado en Ámsterdam tras cambiar de dueño hasta en 20 ocasiones.

El investigador holandés Arthur Brand llevaba tras la pista del lienzo desde 2015 aunque ha confesado que en muchas ocasiones lo dio por perdido.

"Cuando un cuadro desaparece totalmente durante tantos años es porque sus ladrones no han podido venderlo y apuestan por destruirlo para quitarse de problemas", ha explicado.

El pintor lo mantuvo en su casa hasta que murió, nunca lo quiso regalar ni vender porque era su favorito. No obstante, tras su muerte pasó a manos del jeque saudí Abdul Mohsen Abdulmalik y hace 20 años denunció su desaparición. Se lo habían robado de uno de sus yates en Antibes, Francia, y pese a que ofreció casi medio millón de euros como recompensa nunca apareció.

Tras cuatro años siguiendo el rastro de "Busto de Mujer", Arthur Brand descubrió hace unas semanas que un comprador se había hecho con él sin saber si era verdadero o falso. Cuando supo que era un cuadro original de Pablo Picasso el comprador contactó con el investigador.

"Sabíamos que él no tenía nada que ver con el robo. Investigar tampoco tenía mucho sentido, jamás llegaríamos a los ladrones. Así que hemos llegado a un trato: él me entrega el cuadro y no habrá investigación" ha concluido.

No obstante, este no es el primer gran descubrimiento de Brand. En enero de este año halló dos piedras visigodas robadas hace 16 años de la ermita de Santa María de Lara, Burgos.