Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

UN ELEMENTO DE SEGURIDAD MUY COMÚN

¿Qué es una bionda y por qué tiene ese nombre?

Seguro que has visto más de una vez una bionda, pero no todo el mundo sabe por qué se denominan así, ni cuál es su función.

Publicidad

Si hablamos de seguridad vial, lo lógico es englobar todos los factores que pueden intervenir en ese supuesto "universo". Desde la normativa que busca regular la circulación y pacificar el tráfico a los diferentes sistemas de seguridad que pueden equipar los vehículos actuales. Sin embargo, sigue siendo necesario que existan una serie de elementos que, en momentos clave, actúen para evitar que la situación suponga un peligro grave y real.

Hablamos de elementos de contención tales como las barreras, las pistas de frenado o los arcenes. Todos estos elementos están diseñados para proporcionar un margen extra de seguridad en caso de una situación extrema, aunque no son los únicos. Hay otro elemento que, si bien es muy conocido, poca gente sabe cómo se denomina realmente. Hablamos de los guardarraíles, elementos de protección cuyo propósito es evitar que un vehículo, generalmente descontrolado, sufra una salida de vía. ¿Sabías que este elemento, el guardarraíl, se denomina bionda?

Qué es una bionda

Si atendemos al diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la RAE, una bionda, dicho de una valla metálica de protección, es aquella que tiene un perfil que forma doble onda. Ni más ni menos: la próxima vez que tengas un guardarraíl cerca y puedas prestarle atención de manera segura, échale un vistazo: te darás cuenta de que los perfiles superiores tienen forma de onda, de manera que al integrar dos de esos perfiles, obtiene el nombre de bionda.

En nuestro país, las biondas que se utilizan cumplen una serie de normas con las que resultar seguras en su uso. No tienen bordes cortantes ni esquinas que puedan provocar daños personales, aunque es cierto que las sujecciones pueden provocar daños a, por ejemplo, ciclistas y motoristas en caso de un impacto severo. Es, por ello, que las diferentes administraciones públicas llevan tiempo trabajando, junto con diferentes iniciativas privadas, en la mejora de este tipo de instalaciones.

Las biondas están generalmente fabricadas en metales que, además, pueden reciclarse. Gracias a su diseño, pueden sustituirse en caso de un impacto de manera rápida y modular, siendo capaces de soportar la fuerza de un turismo que intente salirse de la carretera circulando por encima de los 100 km/h.

También te puede interesar: Locuras en carretera: lo que la DGT te muestra pero te pide que no hagas

Publicidad