Pese a que nuestros coches son más seguros que nunca, es cierto que, aún a día de hoy, existen elementos contra los que nos cuesta más luchar, siendo la visibilidad uno de los factores más peligrosos: si no vemos lo que tenemos a nuestro alrededor, difícilmente podremos reaccionar de forma correcta para evitar una situación de peligro.

Es cierto que en la actualidad los coches nuevos son capaces de alertar, por ejemplo, de la presencia de un vehículo en nuestro ángulo muerto posterior gracias a la instalación de sensores y cámaras que reconocen la presencia de otro coche con el que podríamos chocar en caso de realizar la maniobra. Para todos aquellos que quieren mejorar aún más la seguridad, una estudiante de 14 años ha diseñado un curioso sistema que podría sorprender a más de uno.

Se trata, básicamente, de "hacer desaparecer" los pilares A del parabrisas gracias a un complejo sistema que le ha hecho ganar 25.000€ al proclamarse ganadora de una competición nacional de ciencias en los Estados Unidos, venciendo a más de 80.000 proyectos presentados por estudiantes. Curiosamente, Alaina Gassler, la inventora de este sistema, no tiene ni siquiera edad para conducir.

Esquina contra esquina: El truco para ajustar los retrovisores y evitar ángulos muertos

Compuesto por una cámara, un pequeño proyector y una tela reflectante, el sistema toma imágenes desde el exterior del vehículo que posteriormente se proyectan en el pilar A del habitáculo gracias a una tela reflectante específica que realza los colores y la luminosidad para simular la luz natural. Este ingenioso invento, puede simular que el pilar A ha "desaparecido" gracias a la proyección en tiempo real de las imágenes tomadas por la cámara exterior, de forma que no existe un punto ciego que nos impida conocer qué está pasando en cada momento.

Este invento no es nuevo: en Japón se trabajó una idea similar hace ya algunos años, aunque es cierto que el hecho de que haya sido desarrollado e ideado por una estudiante de apenas 14 años con un presupuesto muy reducido le da aún más valor. Alaina Gassler ya ha comunicado que su intención es hacerse con la patente y, además, vender éste ingenio a algún fabricante de automóviles, siendo Tesla su preferido.