Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

NO TE SERVIRÁN DE MUCHO

4 hábitos para el ahorro de combustible que son mentira

No te ayudarán a ahorrar combustible en estos tiempos de necesidad.

Publicidad

Los tiempos que corren en cuanto al precio del carburante son oscuros, con records históricos y cifras desorbitadas. Ante esta situación es normal que busquemos todo tipo de trucos para ahorrar combustible. Pero también todo tipo de jugadas que no ayuden a ahorrar gasolina o diésel, y es por ello que hoy os traemos 4 mitos sobre hábitos de conducción que en realidad no ayudan a ahorrar carburante.

Poner punto muerto cuesta abajo

Existe el mito de que conducir yendo cuesta abajo en punto muerto evita que el consumo de gasolina y diésel se dispare. Además de que es mentira es sumamente peligroso. Lo primero se debe a que, aunque pongamos punto muerto, el motor sigue girando al ralentí, por lo que sigue existiendo consumo de combustible.

Debemos tener en cuenta que si llevamos una marcha engranada y no pisamos el acelerador, no existe consumo. Si a esto le sumamos que al engranar punto muerto el coche es literalmente una tabla, puesto que las ruedas se “desacoplan” del conjunto motor-caja de cambios, lo que obliga a hacer más uso de los frenos pudiendo quedarnos sin ellos.

Ir con las ventanillas abiertas en lugar del aire acondicionado

Aunque bien es cierto que hasta una velocidad máxima aproximada de 30 km/h llevar las ventanillas abiertas sí que resulta más económico bajar las ventanillas que encender el aire acondicionado, por norma general no es así. A cuanta más velocidad con las ventanillas abiertas, el consumo será mayor frente al uso del aire acondicionado.

Esto se debe a que el aire entrar en el coche contrarrestando su avance, generando una resistencia aerodinámica nociva para el consumo de gasolina o diésel. Es por ello que resulta más beneficioso que sea el compresor del aire acondicionado el que exija cierto consumo.

Arrancar en segunda velocidad

Son muchos los conductores los que tienen por costumbre arrancar con la segunda marcha engranada. Además de que no está demostrado que esto implique un ahorro de combustible -y si así fuese sería mínimo-, estamos generando un mayor esfuerzo para el embrague, así como jugando con la posibilidad de provocar problemas en la bimasa.

Dejar que el motor se caliente demasiado antes de iniciar la marca

Se dice que es bueno esperar aproximadamente 5 minutos a que el motor coja temperatura antes de iniciar la marcha, especialmente en los coches diésel. No obstante, tanto en los coches gasolina como diésel modernos no es necesario, aunque sí debemos esperar 30 o 60 segundos antes de arrancar para dejar que el aceite lubrique el motor y evitar acelerones fuertes hasta que no se haya alcanzado -en marcha- la temperatura de servicio de aproximadamente 90 grados centígrados.

Publicidad