No sería de extrañar que los aficionados y los pilotos recuerden el nombre de Panzerplatte como la clave que terminó por desequilibrar el Mundial de Rallies de 2019. Y es que el conocido tramo germano, encuadrado en la zona militar del Baumholder, terminó por sentar las bases de lo que ha sido un fin de semana perfecto para Ott Tänak y Martin Järveoja así como para todo el equipo Toyota GAZOO Racing.

El triplete del equipo dirigido por Tommi Mäkinen terminaba por llegar en la décima del WRC 2019. No por razones meramente competitivas ya que los Hyundai i20 WRC Coupé demostraron que estaban siendo tan rápidos como los Toyota Yaris WRC. Sin embargo, el problema con la caja de cambios de Dani Sordo durante la etapa del viernes y un pinchazo en la primera pasada por el Panzerplatte para Thierry Neuville terminaron por dejar en bandeja el 1-2-3 para los Tänak, Meeke y Latvala.

El desastroso estado de algunas de las losas de hormigón sobre las que se probaban los tanques terminó por deparar un rosario de pinchazos que afectó especialmente a los principales espadas tanto del WRC como entre los hombres del WRC2 Pro. El segundo gran afectado sería Sébastien Ogier, que se encontraba en esos momentos luchando por el podio con Meeke y Latvala, hasta que en la segunda pasada por el recorrido de casi 42 kilómetros también pinchaba uno de sus neumáticos traseros.

Ogier se distancia en la lucha por el Mundial | Citroën

El francés se hundía no solo en la general, sino también anímicamente después de un fin de semana en el que no tuvo la velocidad suficiente como para estar en los cronos de sus rivales a pesar de que Citroën Racing estrenaba para la ocasión una evolución de motor para el C3 WRC. Después de haber solventado la papeleta en muchas ocasiones, el astro francés, copilotado por Julien Ingrassia, tan solo podía ser séptimo, después de que su compañero, Esapekka Lappi, penalizara 20 segundos para dejarle pasar en la clasificación final.

Situación similar ocurría para Dani Sordo, cuarto tras una gran remontada que le permitía quedarse tras la Power Stage a 46 segundos del vencedor final, Ott Tänak, ganador por tercera vez consecutiva del Rally de Alemania. El cántabro aceptaba la disciplina del equipo Hyundai Motorsport y también penalizaba 30 segundos en el último control horario al entrar tres minutos tarde. Thierry Neuville pasaba por tanto a ser cuarto, algo que sumado a los cinco puntos extra conseguidos en la Power Stage le ha llevado a 33 puntos en la general de Tänak, 40 en el caso de Sébastien Ogier que lleva tres rallies consecutivos terminando fuera del podio.

Dani Sordo cedió su cuarta plaza a Neuville | Hyundai

Decepcionante resultado para Esapekka Lappi después de ser capaz de regresar a los podios en Finlandia. El piloto nórdico estuvo muy lejos de los cronos, padeciendo en este caso el subviraje y la falta de equilibrio del Citroën, algo que lo llevó a únicamente ganar posiciones gracias a los pinchazos y problemas del resto, así como el fallo de un Andreas Mikkelsen que no fue tan competitivo como los otros dos hombres de Hyundai Motorsport.

Mientras que Ott Tänak lograba la quinta victoria de la temporada y se afianza en el liderato a falta de cuatro pruebas (Turquía, España, Gales y Australia), en WRC2 Pro, Kalle Rovanperä cedía la primera plaza después de dos errores de bulto en la mañana del sábado. Su compañero Jan Kopecký conseguiría el triunfo, mientras que en WRC2 para privados, los pilotos de Skoda Alemania, Fabian Kreim y Marijan Griebel lograrían el doblete frente al tricampeón continental, Kajetan Kajetanowicz.