Cosechar tus propias verduras y plantas aromáticas es posible. El 'huerting' está de moda y desde aquí te animamos a que pruebes esta tendencia. Si quieres saber cómo tener un huerto en la terraza o el balcón estás de enhorabuena porque es posible y te vamos a explicar la manera de conseguirlo.

Macetas, sistemas de macetas apiladas unas sobre otras, jardineras, bolsas de cultivo (macetas de tela). Hay más métodos de los que te imaginas para crear tu huerto en casa y saber aprovechar los espacios pequeños para cultivar tu comida. Aquí tienes algunos consejos e ideas para sacarle el máximo partido al espacio que tienes y disfrutar de la jardinería como nadie.

Por dónde empezar a crear tu huerto en casa

Consideraciones prácticas para tu jardín en el balcón, recopiladas por GrowVeg.com.

1. Normas: algunas comunidades de vecinos o ayuntamientos tienen normas específicas sobre lo que puedes o no puedes cultivar en tu balcón, así que infórmate antes de empezar. No tiene sentido crear un bonito jardín para que luego te lo quiten. Por ejemplo, hay quien no puede poner jardineras colgando hacia el exterior de su balcón sino que solo pueden estar hacia adentro por motivos de seguridad.

2. Viento: cuanto más alto esté el balcón, más viento habrá y no todas las plantas prosperan en condiciones ventosas. Las cortinas cortavientos, como las redes o las pantallas de caña, son muy eficaces para filtrarlo. También puedes utilizar plantas que toleren el viento (la mayoría de las hierbas y el bambú), para crear un cortavientos natural.

3. La luz: como en cualquier jardín, es esencial tener en cuenta la cantidad de sol directo que recibe tu balcón. Registra exactamente dónde cae la luz del sol y a qué hora del día. Incluso los balcones sombríos tienen opciones: prueba con hojas de ensalada, espinacas, col rizada, zanahorias y frutas blandas como las fresas o las variedades compactas de frambuesa.

4. Regar: hay que estar atento para regar con regularidad cuando el tiempo sea caluroso y seco. La combinación de sol y viento puede secar las macetas a una velocidad alarmante. Si no tienes tiempo para regar, instala un sistema de riego por goteo.

5. Exposición: el frío puede ser un problema en los balcones expuestos, mientras que las paredes calentadas por el sol liberan lentamente su calor durante la noche para crear una especie de microclima protector. Sin embargo, lo más seguro es partir de la base de que un balcón será unos grados más fríos que el nivel del suelo.

Qué cultivar en la terraza

No te compliques. Si eres novato, empieza por cultivar hierbas aromáticas. Son bastante sencillas, crecen como las malas hierbas, quieras o no. Asegúrate de ponerla en una maceta sin nada más o de lo contrario se apoderará de ella. Puedes plantar menta, tomillo, lavanda o perejil, por ejemplo.

Otra opción sencilla es la remolacha, que solo necesita agua y unas horas de sol.

Las macetas con hojas de ensalada, tomates cherry y las variedades de hortalizas en miniatura, como las calabazas de verano compactas, son divertidas de cultivar y suelen funcionar muy bien.

Si optas por cultivos de rápida maduración, no hay razón para no obtener dos, tres o incluso cuatro cosechas de las mismas macetas cada año. Y no olvides incluir algunas flores para atraer a los polinizadores y mantener las plagas bajo control.

Tipos de productos para poner tu huerto casero

Estas son las principales propuestas de espacios al aire libre destinados al cultivo de verduras, hortalizas, frutas u otros productos recopiladas por Leroy Merlín, por supuesto, seguro que se te ocurren mil maneras más de acomodar tu cultivos.

1. Huerto de suelo: se colocan directamente en el suelo de manera decorativa. Son recipientes de madera tratada en autoclave para soportar las condiciones climáticas del exterior con un recubrimiento geotextil en el interior para contener la tierra y preservar la madera. Algunos modelos se organizan con varias alturas, a modo de escalera. Ideal para cultivar hierbas aromáticas, berenjenas, tomates, pimientos y la mayoría de las verduras de hoja.

2. Mesa de huerto o cultivo con patas: tienen la profundidad suficiente para albergar un buen volumen de sustrato y son cómodos para cuidar las plantas de pie, sin necesidad de agacharse. Son buenas para cultivar especies que no crecen demasiado en altura como verduras de hoja en general, pimientos y berenjenas.

3. Huerto vertical: mini huertos urbanos que se instalan en las paredes mediante módulos autoportantes y autodrenantes de polipropileno de gran resistencia a la intemperie. Las piezas se acoplan entre sí. También los hay de yute, a modo de bolsa que se cuelga, con varios compartimentos, para cultivar pequeñas plantas aromáticas y hortalizas y fresas. Los podrás poner incluso en la cocina junto a la ventana.

4. Macetas: es preferible que cuenten con reserva de agua para asegurar siempre el riego. Los tiestos de autorriego son ideales para cultivar pequeños árboles frutales.