Las bajas temperaturas del invierno suelen hacer estragos en muchas plantas. Pero, tranquilidad, el frío no tiene por qué ser sinónimo del ocaso de tu jardín. Hay esperanza, solo tienes que conocer los trucos para proteger las plantas de los daños causados por las heladas. Y para eso estamos aquí.

Hay muchas formas fáciles, económicas y sostenibles de proteger las plantas de las quemaduras debidas al frío y las heladas. Puede que para cuando llegue el frío, aún tengas alguna verdura o fruta por madurar. Es ese caso, te interesa mucho mantener la tierra lo más caliente que puedas.

De manera general, primero tendremos que pensar en cómo prevenir los daños y después en cómo afrontar el frío, una vez instado. Finalmente, qué hacer para tratar las plantas afectadas.

Trucos para proteger las plantas del frío

1. Cubrir las plantas: usa cualquier cosa que tengas a mano para tapar las plantas: una sábana, mantas, plásticos. Cualquier tipo de barrera aislante será eficaz. Quita la cobertura cuando empiece a hacer calor, para que la planta pueda aprovecharlo bien, y vuelve a taparla cuando refresque.

2. Usar cortavientos: si no las vas a cubrir del todo, al menos coloca cortavientos para protegerlas. Son fundamentales para las plantas de hoja perenne.

3. Echar mantillo: el mantillo alrededor de las zonas de las raíces de las plantas ayuda a mantener la tierra caliente y evitar que se dañen las raíces. Hay que abonar y luego echar el mantillo antes de que llegue el invierno.

4. Agrupar las plantas: para minimizar la exposición al frío extremo y conservar el calor.

5. Poner las plantas en el interior: esto lo mejor que puedes hacer por algunas plantas, en especial las tropicales, si esperas que haya heladas. El uso de ruedas en los maceteros te facilitará el proceso de traslado. Vuelve a sacar las plantas al exterior cuando el tiempo mejore, como aconsejan desde Ecogardener.

6. No podar: no es conveniente podar hasta que las heladas hayan pasado porque las partes secas protegen al resto de la planta del frío, según VerdeesVida.

7. Tener un invernadero: crea tu propio invernadero en la terraza, balcón o el jardín. Podéis comprarlo o hacerlo vosotros mismos. Un invernadero no solo sirve para proteger a las plantas, también es muy práctico para cultivar variedades fuera de temporada o en climas poco favorables.

Cómo cuidar las plantas dañadas por las heladas

Cómo cuidar las plantas dañadas por las heladas

Entre las cosas que podemos hacer para hacerle menos duro el invierno a las plantas está lo siguiente:

1. Mantener una buena hidratación: de esta manera aportamos alimento para el crecimiento y la curación. No obstante, cuida de no poner demasiada agua para evitar los encharcamientos que favorecen las enfermedades.

2. Usar fertilizante: añadir un abono de calidad a principios de la primavera, justo cuando llega la lluvia hará que la planta se capaz de absorber más nutrientes. Los restos del café pueden servir para hacer tu propio fertilizante.

3. Evitar podar si no es necesario: una poda excesiva hace que el follaje sea más vulnerable a futuras heladas.

Qué hago con las plantas quemadas por las heladas

Como en todo, la esperanza es lo último que se pierde. Si tus plantas han sufrido por las heladas, deja pasar alrededor de dos semanas para ver el impacto real que el frío ha tenido en ellas. Una vez que puedas evaluar los daños, podrás tomas la mejor decisión sobre qué hacer con ella, si merece la pena tratar de recuperarla y cómo.

Cómo afectan las heladas a las plantas

  • Hojas o ramas pequeñas marchitas o caídas
  • Manchas de aspecto quemado en las flores y el follaje
  • Quemaduras en las puntas de las hojas
  • Roturas en los tallos o troncos leñosos
  • Follaje blando o ennegrecido
  • Retraso en el crecimiento
  • Cepellones muy sueltos
  • Muerte de la planta

La lista es bien grande, aunque no a todas les pasa lo mismo. El hecho de que veas que tus plantas han sido dañadas por las heladas no significa necesariamente que debas tomar medidas drásticas. Muchas plantas son sorprendentemente muy resistentes y es probable que cuando llegue la primavera rebroten. Por eso, la mejor opción es esperar hasta que las temperaturas comiencen a subir y observar si brotan nuevas hojas.