Hasta el día de hoy se registran 190 casos en todo el mundo de hepatitis aguda de origen desconocido en niños. En España, se contabilizan, según este último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con fecha de 22 de abril, 13 casos. Ayer la Comunidad de Madrid informó de 8 casos tratados en esta comunidad (seis han recibido ya el alta -uno de ellos tuvo que ser trasplantado-; y los otros dos son de reciente ingreso).

La causa aún no está nada clara por parte de los investigadores. Una de las hipótesis que se está estudiando, una vez descartados todos los virus de la hepatitis (A, B, C, D y E) en estos niños es que la causa podría ser un determinado tipo de adenovirus.

Según el último criterio actualizado de la OMS se considera caso al paciente de 0 a 16 años, con hepatitis grave aguda (ingreso hospitalario) y con clínica del laboratorio negativa a los virus de la hepatitis (A, B, C, D y E) y/o con elevación de transaminasas. Con la actualización es previsible detectar nuevos enfermos.

No obstante, y como explicamos en este artículo, "todos los procesos víricos podrían causar una hepatitis. Hay procesos virales que la ocasionan con más frecuencia que otros", señalaba la la Dra. Teresa Cenarro, pediatra y vicepresidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). De modo que -añadía esta experta- "no sería extraño que sea un adenovirus la causa de estas hepatitis". Pero insistimos, a día de hoy, la causa no está clara y no podemos señalar ninguna.

Síntomas de la hepatitis infantil

La hepatitis es una inflamación del hígado y en niños suele estar provocada, en la gran mayoría de los casos, por microorganismos, generalmente, virus. Es decir, normalmente las hepatitis están producidas por procesos víricos, pero no podemos descartar otras causas como son por ejemplo, las causas tóxicas e inmunológicas.

Según informaba la Asociación Española de Pediatría (AEP) en un comunicado, en condiciones normales, los síntomas más comunes de las hepatitis infantiles suelen ser el un cansancio marcado, dolor abdominal, náuseas, vómitos o diarrea.

Por otro lado, y según la AEP, los síntomas más específicos son: ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas); coluria (coloración oscura de la orina) o acolia (deposiciones de color muy claro). También en ocasiones puede haber picor en la piel. Es importante -señalan los expertos que ante la aparición de alguno de estos signos, se acuda al médico para ser evaluado por un pediatra.

En la gran mayoría de las ocasiones, los casos de hepatitis se resuelven en pocos días y no suele presentar complicaciones. Por regla general, la hepatitis A suele ser en nuestro país, la más frecuente en niños y adolescentes. En estos 190 casos, como hemos comentado, se desconoce cuál es la causa y por tanto, el origen; habiendo sido descartados los virus A, B, C y D.

Tal como ha informado Sanidad -en informaciones recogidas ayer por EFE-, las principales medidas preventivas son principalmente, el lavado de manos y las higiénicas generales. "Se recomienda consultar con el pediatra si el menor comienza con síntomas que se agravan en pocos días". También recuerda que "los niños solo deben recibir los medicamentos o las dosis prescritas por su médico o pediatra".