Viajestic » Escapadas

Turismo gastronómico

La vuelta a España en sus dulces típicos de Semana Santa

Somos expertos en celebrar cualquier cosa gastronómicamente y el tiempo de Cuaresma y Semana Santa no es que no sea una excepción, es el ejemplo que mejor demuestra esta afirmación.

Mona de Pascua

Imagn de Juan Emilio Prades Bel en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Mona de Pascua

Publicidad

Si quisiéramos hacer un viaje gastronómico de Cuaresma y Semana Santa por España no sabríamos por donde empezar así que hemos decidido acotar un poco y quedarnos en el lado más dulce de estas fechas y, aún así, nos faltarán días para llegar a todas partes y a todos los dulces (si estás pensando en la operación bikini será mejor que la pospongas hasta el Domingo de Resurección porque sino tendrás que privarte de demasiadas cosas ricas...).

Torrijas | Pixabay

Empezaremos por las torrijas porque no importa en qué rincón de España vivas o en cuál te quedes cerrado perimetralmente, las torrijas son el dulce por excelencia de esta época del año; las clásicas son de leche o vino pero la innovación gastronómica se ha adueñado ya de este rico bocado y las encontrarás para todos los gustos, es más, ahora ya no se preparan con pan sobrante del día anterior sino con un pan brioche horneado expresamente para hacer torrijas y es que las torrijas son de esos dulces que han dado el salto de lo tradicional a lo gourmet. Claro que no solo de torrijas vive la Semana Santa, también de buñuelos, ya sea de los clásicos buñuelos de viento o de los de Cuaresma que se aromatizan con vino blanco, rayadura de limón y anís; y no hay que olvidar la leche frita ni tampoco las rosquillas que si bien se consumen durante todo el año en Semana Santa son ineludibles (con un extra de anís en la receta...).

Buñuelos | Pixabay

Eso así, para empezar y estés donde estés, pero lo cierto es que nuestra diversidad regional se nota también en los dulces de Semana Santa, por ejemplo, en la zona de Levante y Murcia lo más típico como postre es la Mona de Pascua y es común que los padrinos la regalen a sus ahijados (aunque en ese caso suele tratarse ya de las típicas monas de chocolate); el Panquemao y la Toña alicantina son variedades de la propia Mona de Pascua que se consumen en nuestro Mediterráneo; nos movemos un poco más al sur y nos vamos a Andalucía ¿por qué? porque allí en Semana Santa, como sucede en Navidad, lo que manda en lo dulce son los ricos pestiños, una receta de origen árabe que ha ido ganando adeptos año a año; en la zona de Extremadura y también la Mancha se consumen en esta época las flores fritas y, volviendo a Andalucía, cabe degustar los borrachuelos malagueños y los gañotes de Ubrique.

Flores fritas | Imagen de Tamorlan en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

Y todo esto hablando solo de algunos de los dulces tradicionales... Sí, después de domingo de Resurección ya no será cosa de operación bikini, habrá que hablar de operación detox...

Publicidad