España

España

Ývila, el pasado en el presente

Una ciudad Patrimonio de la Humanidad

Al abrigo de la Sierra de Gredos se encuentra la ciudad medieval de Ývila. Tras las murallas de esta capital castellano leonesa hay un valioso conjunto de iglesias y palacios renacentistas. La ciudad vieja de Ývila y sus iglesias extramuros están declaradas Bien de Interés Cultural y Patrimonio Mundial por la UNESCO. 

Su condición de cuna de Santa Teresa de Jesús ha dejado en toda la ciudad, tanto dentro como fuera del recinto amurallado, un gran número de edificios religiosos vinculados a la vida de la mística. Ývila, por su ubicación es un destino ideal para una escapada de fin de semana. La ciudad tiene un patrimonio cultural tan extenso como historia tienen sus piedras. La Muralla es el símbolo de la ciudad. Ývila tiene uno de los recintos amurallados medievales mejor conservados de Europa. Data del Siglo III antes de C. cuando los romanos construyeron la primera muralla. Es un verdadero espectáculo en sus dos kilómetros y medio de perímetro, con casi 2.500 almenas, un centenar de torres, seis puertas y tres portillos. Es visitable en buena parte de su trazado. Se puede acceder por la Casa de las Carnicerías, la Puerta del Alcázar y la Puerta del Puente. La ciudad dispone de audioguías en siete idiomas y una versión adaptada para los niños. La Catedral de Ývila es un templo que fue en origen ideado como templo y fortaleza. Su construcción se remonta a los Siglos XII y XIV, y el ábside, conocido coloquialmente como el cimorro, está adosado a la muralla. En la fachada se superponen elementos góticos y barrocos. Este templo esta considerado como el primer templo gótico de España. El ex presidente del gobierno Adolfo Suarez acaba de ser enterrado en esta catedral y desde entonces el número de visitantes se ha incrementado. La Puerta del Alcázar y la Puerta de San Vicente. Son dos grandes arcos de entrada a la ciudad, uno a cada lado de la Catedral. La primera puerta está orientada hacia la Basílica de San Vicente y la segunda hacia la Iglesia de San Pedro. La Basílica de San Vicente, levantada entre los siglos XI y XIV, es el templo románico más grande de la ciudad y uno de los edificios más destacados de este estilo en todo el país. De hecho fue declarado Monumento Nacional en 1882. En la cripta de la Basílica se encuentra la imagen de la Virgen de la Soterraña del Siglo XV venerada por Santa Teresa de Jesús. Se encuentra en pleno centro de la ciudad y muy cerca de la catedral. El Mirador de Los Cuatro Postes o "humilladero" de Los Cuatro Postes, es un monumento religioso desde el que se divisa una magnífica panorámica de la ciudad. Se construyó para el descanso de las autoridades durante la romería anual a la ermita de San Leonardo. Ermita ya desaparecida. Merece la pena acercarse hasta el mirador, desde allí se ve la muralla al completo rodeando la ciudad. Ývila es la ciudad natal de Santa Teresa de Jesús, y seguramente la ciudad tiene una parte de su misticismo. Se puede visitar su casa natal, el Convento de Santa Teresa, y un museo dedicado a la Santa. El convento fue edificado sobre el mismo solar donde nació. La iglesia es de trazos barrocos y bajo la iglesia se encuentra el museo donde se muestran distintos aspectos de su vida y de la congregación que fundó. Y en cuanto a la mística, Ývila cuenta con un Centro, único en Europa, el Centro de Interpretación de la Mística, que pretende introducir a los visitantes en el fenómeno místico. Se ofrece como un compendio de la mística universal y como una obra de arte de rasgos místicos. Muy próximo al convento de Santa Teresa, en un edificio en el que no se ha alterado el volumen, introduciéndose una estética contemporánea, con una cubierta prismática, que deja filtrar la luz a través de una membrana laminada exterior. Palacios y casa de nobles son un atractivo más de la ciudad. Los palacios de familias como los de los Velada, los Verdugo, Polentinos o Valderrábanos, entre otros, merecen una visita. Iglesias las de San Pedro, San Nicolás, San Segundo, San Esteban, San Andrés, San Martín o Santo Tomé y conventos como los de las Gordillas, Santo Tomás, San José, la Encarnación o Santa María de Gracia. No vamos a tener tiempo de ver todo. Lo que si podemos hacer es disfrutar de la gastronomía de la zona. El chuletón es la carne típica de la región y se sirve asada y poco hecha, para mantener su sabor, cochinillo, conejo a la cazadora, judías del barco guisadas, patatas revolconas y de postre las famosas yemas de Santa Teresa, como no podía ser de otra forma.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.