Uno de los recuerdos más gratos de la niñez son los viajes familiares en tren. Ese traqueteo, recorrer el vagón de arriba abajo o ver el paisaje correr a través de la ventanilla, son sensaciones que no se olvidan. Estos son parte de los requisitos que cumple el Tren Medieval a Sigüenza. Una ciudad que rebosa historia y monumentalidad por sus cuatro costados. Un plan estupendo pasar el día en una ciudad que tiene un montón de rincones por descubrir y, además, para relajarnos al no tener que ir en coche. Un recorrido de algo más de una hora, en el que disfrutan tanto los niños como los adultos. Nada más llegar a la estación de Madrid Chamartín, nos recibe una comitiva de doncellas, trovadores, clérigos y con un poco de suerte hasta alguna princesa. Una puesta en escena que nos va a acompañar durante el trayecto. Música de la época para amenizar el trayecto, relatos de leyendas e historias que nos trasportan al medievo, historias de los pueblos que atraviesan el trayecto, incluso, podemos degustar algún postre típico . Una vez en Sigüenza, se realiza una visita guiada con grupos reducidos por el casco urbano y los monumentos más interesantes de la ciudad. De entrada, como un gran protector, nos encontramos en la cumbre de una colina, su histórico castillo, una fortaleza construida en el s. XII, morada de obispos, hoy reconvertida en Parador Nacional, que nos recrea gracias a sus estancias y mobiliario su forma de vida. Un recorrido por iglesias, conventos, o su majestuosa catedral, un templo no solo para orar, también para admirar. En el interior el sepulcro de su Doncel, miembro de la familia de los Vázquez de Arce, caballero de Santiago, que participó en las campañas militares de los Reyes Católicos para expulsar a los árabes y murió en Granada a los 25 años. Recalar en su plaza Mayor donde los artesanos medievales nos desvelarán sus secretos y por supuesto, no podemos dejar esta ciudad sin probar sus platos típicos castellanos: migas, cabrito, yemas… Esta X edición del Tren Medieval tiene previstos viajes los días 18 y 25 de octubre; 8 y 15 de noviembre. El precio del billete es de 30 euros para adultos y 16 euros para niños menores de 14 años. El billete incluye visitas con guías turísticos y entrada a los monumentos.