Viajestic » Escapadas

Úbeda y Baeza

Úbeda y Baeza, dos ciudades Patrimonio de la Humanidad

Ambas ciudades fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2003, por sus singulares cascos urbanos históricos y la excelente conservación de sus edificios renacentistas.

Patio de la antigua Universidad de Baeza

Imagen de Paula Asencio en Flickr, licencia: CC BY 2.0 Patio de la antigua Universidad de Baeza

Publicidad

Úbeda es conocida como “la ciudad de los cerros” y vivió su época de mayor esplendor en el siglo VXI debido a su privilegiada situación geográfica, permitiéndola dominar vías de comunicación; así como su rica y extendida jurisdicción.

Sacra Capilla de El Salvador, Úbeda | Imagen de Heparina1985 en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Durante nuestro día en Úbeda hay ciertos lugares que debemos visitar sin excusa. Comenzando por la Sacra capilla del Salvador construida por el secretario de Carlos V, con el fin de ser la capilla para la familia. Se encuentra presidiendo la plaza Vázquez de Molina y destacará gracias a su marcado estilo renacentista. Constituye uno de los monumentos más representativos de la ciudad.

En esta misma plaza se encuentra también la Basílica de Santa María de los Reales Alcázares, que es la iglesia principal de Úbeda. El edificio conserva varios estilos arquitectónicos pues su construcción comenzó en el siglo XIII, pero continuó siendo intervenida hasta el siglo XIX. De esta forma, en la iglesia podemos apreciar elementos románicos, góticos, mudéjares, renacentistas, barrocos y neogóticos.

Basílica de Santa María de los Reales Alcázares, Úbeda | Imagen de Heparina1985 en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

El actual ayuntamiento de Úbeda se alberga en el Palacio de las Cadenas, edificio construido por Juan Vázquez de Molin, secretario personal de Felipe II, como residencia personal. Podemos apreciar que su estructura es la típica de un palacio renacentista. Su bello claustro suele captar la atención de los visitantes.

Patio del Palacio de las Cadenas, en Úbeda | Imagen de José Luis Filpo Cabana en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

La Sinagoga del Agua es un conjunto recientemente encontrado y restaurado que data del s. XIV. Se trata de la sinagoga propiamente dicha, la residencia del rabino y una serie de pozos que abastecen al conjunto de agua.

Bodega de la Sinagoga del Agua, Úbeda | Imagen de Bobo Boom en Wikipedia, licencia: CC BY 2.0

Por su parte, Baeza también recibe la denominación de "Nido Real de Gavilanes" por el romancero. Y durante la reconquista fue un punto clave en la toma de al-Ándalus por las monarquías cristianas.

Uno de los monumentos más importantes es la Catedral, que comenzó a construirse en el s.XIII. Estamos ante un edificio principalmente renacentista aunque conserva restos de otros periodos. De todas las celebraciones destaca el Corpus Christi. Junto a la catedral se encuentra la universidad baezana (s. XVI).

Catedral de Baeza | Imagen de Zarateman en Wikipedia, licencia de dominio público

Las Casas Consistoriales Altas fueron la sede del concejo de la ciudad entre finales del siglo XV y 1838. Es una de los edificios más emblemáticos de Baeza, con su estilo renacentista y su buen estado de conservación.

Casas Consistoriales Altas | Imagen de Dvillafruela en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

La Catedral y las Casas Consistoriales están en la Plaza de Santa María, la cual se halla presidida por una fuente homónima, la cual representa uno de los principales monumentos de la ciudad. En ella podemos distinguir el escudo de Felipe II.

Fuente de Santa María, Baeza | Imagen de José Luis Filpo Cabana en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

En nuestro paseo por esta bella ciudad también nos encontraremos con la Torres de los Aliatares, una construcción defensiva de origen árabe, que formó parte de la antigua muralla musulmana del siglo XII.

Y por último, hay que ir sí o sí a la Plaza del Pópulo, allí está La Audiencia Civil y Escribanías Públicas o Casa del Pópulo. Y en el centro de la plaza se levanta imponente la fuente de los leones. El origen de ésta lo encontramos en la antigua ciudad oretana y romana de Cástulo.

Publicidad