Viajestic » Escapadas

ANDALUCÍA

Torre de Comares de Granada: esta es su sorprendente historia

La Torre de Comares se ha convertido, con el paso del tiempo, en uno de los elementos arquitectónicos más destacados de la Alhambra de Granada.

Torre de Comares de Granada: esta es su sorprendente historia

Pixabay Torre de Comares de Granada: esta es su sorprendente historia

Publicidad

No es ningún secreto que la Torre de Comares es uno de los elementos más significativos de la Alhambra de Granada. No solamente es preciosa, sino que cuenta con una historia verdaderamente espectacular. Si nos centramos en sus características, cuenta con 18 metros de ancho en cada lado, así como 46 metros de altura.

La Torre de Comares forma parte del conocido Palacio de Comares. Frente a ella, se sitúa un espectacular patio rectangular que destaca por sus sorprendentes pórticos en los lados menores, así como una alargada alberca central. Ésta no solamente crea un especial microclima que refresca mucho en verano, sino que destaca por ese agua donde se refleja la torre.

Torre Comares. Granada
Torre Comares. Granada | Imagen de Jerónimo Roure Pérez en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

El exterior de la Torre de Comares es de lo más austera, donde apenas cuenta con huecos de ventanas. Todo lo contrario sucede en el interior, ya que es sencillamente fascinante. Yusuf I fue el que comenzó a construirla a principios del siglo XIV y fue Muhammad V, su hijo, el que se encargó de finalizarla.

Desde un principio fue residencia de sultanes nazaríes. De hecho, la vivienda de invierno estaba en el primer piso. Lejos de poder encontrarnos únicamente las dependencias del sultán en cuestión, en este lugar podíamos encontrar el Salón de Embajadores, donde se celebraban los actos con reconocidas personalidades.

La Sala de los Embajadores, algo a destacar

Se accede desde el patio del Cuarto Dorado. Esta es una estancia en la que, gracias al enorme grosor de sus paredes, existían tres alcobas donde se instalaban los visitantes. La alcoba central de la fachada, que se abre al Albayzín, era para el sultán. ¡Tiene unas vistas verdaderamente mágicas!

Esta Sala tiene el techo de madera, decorada con mocárabes y estrellas de ocho y dieciséis puntas, entre otras cuestiones. Muchos son los que creen que la cúpula es una clara representación de esos siete cielos del paraíso del islam. Las paredes, por su parte, están decoradas con diversos motivos en estuco.

Lejos de que todo quede ahí, tenemos que tener en cuenta que en este lugar encontramos una de las mejores colecciones de zócalos de alicatado que podemos encontrar en la Alhambra. En el mismo centro del suelo encontramos un cuadro de azulejos, donde se puede leer el nombre de Allah.

Torre Comares
Torre Comares | Imagen de Palickap en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Los Reyes Católicos, tras la conquista del Reino Nazarí de Granada, establecieron el palacio como Casa Real, así como cuartel militar. Bien es cierto que se realizaron numerosas obras de reparación y remodelación, y un claro ejemplo lo encontramos en la Torre de Comares con esos remates piramidales en las almenas.

¿Por qué se llama Torre de Comares?

En este aspecto existen diversas teorías aunque, si nos quedamos con la más aceptada, se dice que viene de las conocidas como “comarías”. Es decir, unas vidrieras de colores que cerraban todos los balcones de la Sala de los Embajadores. Aun así, es importante saber que Comares también significa “asiento del trono”.

Leyenda de la Torre de Comares

Como suele ocurrir en este tipo de edificaciones, existen muchas leyendas. La más conocida de todas nos hace viajar a finales del siglo XV, cuando en la Sala se celebró ese consejo donde se acordó entregar a los Reyes Católicos el poder de Granada. Por si fuera poco, se dice que fue éste el lugar donde Cristóbal Colón logró convencer a los monarcas para poder emprender su viaje a las Indias.

Publicidad