Es posible que, de Pamplona, lo único que conozcas sean sus fiestas: el San Fermín. Es entonces cuando en televisión se habla de esta ciudad y, el resto del año, queda algo en el olvido. Sin embargo, también es posible que no te apetezca visitar la ciudad entonces. La fiesta no es del gusto de todos y, claro está, la semana del 7 de julio no es la mejor para hacer turismo.

Pero ahora el San Fermín ha terminado y por tanto, Pamplona se convierte de nuevo en una ciudad perfecta para los viajeros. ¿Quieres saber qué puedes visitar o qué puedes hacer en esta ciudad del norte de España? Pues sigue leyendo, que te lo contamos.

Visita su catedral

Si algo tiene Pamplona es que está llena de monumentos. Y uno de los más importantes es su catedral. Así pues, no puedes dejar de incluirla en tu itinerario y admirar su belleza. No importa los días que estés allí: sea uno o sean seis, visítala.

Catedral | Pixabay

Pasea por su casco histórico

Ya sea con una visita guiada para conocer hasta el más pequeño de los detalles o por tu cuenta, callejear por el casco antiguo de Pamplona es algo imprescindible. De esta forma conocerás, además de su catedral, el resto de monumentos importantes de la capital de Navarra. Nosotros te recomendamos la visita guiada porque de esta manera, descubrirás cosas que de otra forma no conocerías.

Muralla y ciudadela | Pixabay

Recorre la muralla y la ciudadela

Otro de los lugares más atractivos y con más historia de Pamplona son sus murallas, de alrededor de 5km de longitud. Recorrerlas es casi obligatorio si visitas esta ciudad y, acabar en su ciudadela para descubrirla, también. Además, las vistas desde arriba son muy bonitas. Contemplarás la ciudad, los jardines etc.

Pintxos | Pixabay

Vete de pinchos

¿Cómo visitar el norte sin irse de pinchos? Cuando llegue la tarde-noche vete a los diferentes locales y prueba los pinchos que más llamen tu atención. También está bien darle placeres al estómago y al paladar.

Parques, Pamplona | Pixabay

Descubre el parque de Yamaguchi

Si vas a Pamplona y descubres su gastronomía y su historia, está bien. Pero si además puedes conoces un poquito de la cultura de Japón en su jardín japonés pues es mejor. Pasea por el parque, admira el lago y los distintos elementos que te encuentres. ¡Te gustará!