No hay nada más bonito que la costa ampurdanesa. Sus pequeños pueblos con encanto, sus verdes campos y sus preciosos bosques llenan un paisaje en el que los pinares abrazan pequeñas calas, todo presidido por el mar cristalino, el aroma a Mediterráneo y el sol radiante. Son rincones que evocan aires románticos y paseos entre los acantilados; y que poseen algunos de los restaurantes más espectaculares de España. De hecho, si de algo pueden presumir los catalanes es de costa y de su gastronomía.

En esta zona gerundense, el mar y la montaña dan frutos excepcionales y los productos del huerto van de la tierra a la mesa. Los sabores son como los de antaño y la creatividad se refleja en las presentaciones. Y nada mejor para comprobarlo que en el nuevo restaurante que acaba de abrir sus puertas; y que muchos guardan ya como su particular 'secreto gastronómico'.

Si ya era maravilloso subir al Faro de Sant Sebastíà, en Llafranch, para dar un paseo y comer en el Hotel el Far, ahora tenemos allí un nuevo restaurante, con una carta maravillosa y ubicado en uno de los edificios más bellos de la costa mediterránea. Nada menos que el mismo faro, remodelado y restaurado para disfrutar de una velada maravillosa y con las mejores vistas del mundo. Además, una parte del edificio se ha convertido en un centro cultural, un museo que se puede visitar y donde se llevan a cabo exposiciones y presentaciones durante todo el año.

La propuesta culinaria de Farn Nomo, corre a cargo de Naoyuki Haginoya, chef ejecutivo y creativo de Grupo Nomo. En su menú, una fusión de cocina tradicional japonesa, occidental moderna y pinceladas mediterráneas; con la misma filosofía y calidad que su hermano Nomo en Barcelona. Así, no faltan tapas japonesas como Alubias de soja al vapor, Vieiras a la plancha con foie y salsa teriyaki o Langostinos picantes sobre base de fideos crujientes kataifi y huevo frito.

En sus entrantes destacan la Ensalada de tomates del Empordà con ventresca de atún flambeada, la Sopa de miso con tofu y alga wakame, varias versiones de las típicas gyo-zas japonesas o la Ensalada de algas variadas con langostinos y vinagretade soja. Para continuar, una amplia selección de tatakis, tartares y ceviches excepcionales. Arroces y noddles, tan sugerentes como el arroz frito con espardenyas de la Costa Brava, boletus y trompetas de la muerte o fideos de arroz al wok con verduras y mariscos. Por supuesto en la carta encontrarás tempuras y pescados a la brasa con un toque japonés y, lo más original, una selección de sándwiches japoneses. El precio medio es parecido al del resto de restaurantes de Grupo Nomo, unos 35 euros por persona.

Pero Far Nomo, no es solo un restaurante, también cuenta con una zona de chill-out. No hay nada como su zona de sillas y tumbonas para tomar una copa por la mañana o por la noche, disfrutar de la puesta de sol y también después de cenar con vistas panorámicas sobre Llafranch.

La Costa Brava es uno de los lugares más maravillosos de Cataluña y sus paisajes tienen magia. Tierra de escritores y artistas de renombre como Josep Pla o Dalí, es uno de esos lugares que siempre merece la pena descubrir. Y en lo alto de la montaña de Sant Sebastià, además del faro, hay varios monumentos con mucha historia. Un yacimiento ibérico, el de Sant Sebastià de la Guarda, de finales del siglo VI a. C.; un oratorio, el de Sant Baldiri; una capilla fechada en el siglo XIX y situada en la explanada de Sant Baldiri, al lado del poblado prerromano; y una Torre de Vigilancia que data de 1445.

No dejes de subir al faro y ahora con más motivo. Un secreto, reserva en Far Nomo la mesa número 15.

Más información:
Far Nomo