Viajestic » Escapadas

Andalucía

Palacio de Carlos V de Granada: 5 datos o curiosidades que probablemente desconocías

El Palacio de Carlos V es uno de los grandes atractivos de la ciudad de Granada. Descubrimos este edificio a través de estas curiosidades.

Palacio de Carlos V, Granada

Imagen de Superchilum en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0 Palacio de Carlos V, Granada

Publicidad

El precioso palacio de Carlos V es una de las construcciones más espectaculares de la ciudad andaluza de Granada. Estamos ante un edificio renacentista, que se encuentra en la misma colina de la Alhambra. Cabe destacar que, desde 1958, es la sede del Museo de Bellas Artes de Granada. Por si fuera poco, también es considerada como la sede del Museo de la Alhambra desde 1994.

Esta espectacular construcción se realizó bajo la orden, cómo no, del emperador Carlos V tras su enlace matrimonial con Isabel de Portugal. Recordemos que esta boda se celebró en el año 1526, en la ciudad de Sevilla. Después de este día, los recién casados vivieron durante un tiempo en la Alhambra.

El emperador quedó fascinado por los espectaculares palacios nazaríes, por lo que mandó construir un nuevo palacio para poder establecer su residencia en este precioso lugar. Cabe destacar que sus abuelos, los Reyes Católicos, habían habilitado una serie de salas tras 1492. Pero la intención de Carlos era otra distinta: Crear una residencia a la altura de todo un emperador. Ahora bien, ¿y si descubrimos una serie de curiosidades de este lugar?

Palacio de Carlos V, Granada | Imagen de Luis Alfonso Escudero en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

El palacio era conocido como Palacio Nuevo

Era una manera perfecta y directa de diferenciar este palacio de los de la época nazarí, ya que estos empezaron a llamarse “Palacios Viejos”. Carlos V llegó a Granada tras casarse con Isabel de Portugal en Sevilla. Quedó fascinado con la Alhambra, por lo que quiso construir un palacio para establecer su residencia allí. Por si fuera poco, por aquel entonces la Corte era itinerante por lo que necesitaba más espacio para ese séquito tan numeroso que acompañaba al emperador. Carlos V, bajo el consejo de Luis Hurtado de Mendoza, mandó a Pedro Machuca construir este palacio renacentista.

No se destruyó ningún palacio nazarí durante su construcción

Este es un dato muy importante que pocos conocen. Muchos son los que creen que para la construcción de este palacio se dejó atrás la fachada del conocido palacio de Comares. Es más, otros tantos creen firmemente que se destruyó un palacio nazarí para poder construir este. Nada más lejos de la realidad, afortunadamente. Tan solo se destruyó una parte muy pequeña de una crujía del precioso patio de Comares. Carlos V estaba tan fascinado con los palacios nazaríes que, como condición, quiso que el conocido como Palacio Nuevo comunicase directamente con ellos.

Palacio de Carlos V, Granada | Imagen de CEPhoto Uwe Aranas en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

El Palacio Nuevo ¿construido por un pintor?

Pedro Machuca, encargado de esta edificación, recibió una espectacular formación como pintor… ¡Y no como arquitecto! Bien es cierto que en el Renacimiento se estilaba saber de todas las materias, pero la realidad es que él no estaba especializado en arquitectura. A pesar de todo, ha pasado a la historia por ser el arquitecto del precioso palacio de Carlos V. La obra de Pedro Machuca en esta construcción se ve reflejada, sobre todo, en las habitaciones de Carlos V o en el patio que lleva su nombre. A nivel internacional, existen una serie de evidencias que probarían su colaboración, entre otras cuestiones, en la Capilla Sixtina.

Una arquitectura que refleja el querer “volver a lo romano”

Tanto en la planta como en el mismo estilo se aprecian numerosos elementos que son característicos en la arquitectura renacentista. Esta arquitectura, entre otras cuestiones, defendía ese regreso “a lo romano”. Con lo cual, elementos como la proporción, los órdenes arquitectónicos y la simetría eran absolutamente esenciales. Cabe destacar ese círculo de su patio, que se inscribe de manera perfecta en su cuadrada planta. Además, en una de sus esquinas, incluye una capilla octogonal. No es ningún secreto que esta era una figura de lo más utilizada en el Renacimiento.

Palacio de Carlos V, Granada | Imagen de Fernando Martín en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.0

El Palacio de Carlos V jamás llegó a terminarse

Este es uno de los datos más curiosos y sorprendentes, qué duda cabe. La construcción de este edificio comenzó en 1533, pasando por una serie de periodos de inactividad y de arquitectos. De hecho, entre los años 1533 y 1550, Pedro Machuca construyó gran parte del Palacio Nuevo dejando incluso terminadas las fachadas (menos la de poniente y mediodía). Su hijo fue el encargado de sucederle en la dirección de la obra, y fue el que realizó el característico patio circular. Todo ello hasta 1568, año en el que las obras se suspendieron por falta de financiación como consecuencia de la rebelión de los moriscos. La columnata superior del patio se finalizó en 1619. Unos cuantos años después, en 1637, el palacio quedó sin cubrir tras suspenderse las obras, una vez más.

Leopoldo Torres Balbás, arquitecto conservador de La Alhambra, reinició las obras con el fin de que este Palacio Nuevo se convirtiera en museo. En 1958 quedó cubierto, bajo los mandos de Francisco Prieto Moreno. A pesar de los esfuerzos, el Palacio de Carlos V no se ha terminado puesto que faltan muchas cuestiones como, por ejemplo, el programa escultórico de su interior.

Publicidad