ISLAS BALEARES

ISLAS BALEARES

Migjorn, calas y playas espectaculares en Formentera

Vacaciones de relax frente a un mar de azules y turquesas que contrastan con el blanco de las arenas de las playas y calas de Migjorn. Una de esas postales de Formentera que te hará sentir en un paraíso del Caribe.

No es el Caribe de ensueño, es Formentera. La isla habitada más pequeña de las Baleares conserva ese paisaje natural, tranquilo y espectacular que ves en las panorámicas de cualquier destino paradisíaco.

Sus 82 km de costa la convierten en el destino ideal para quienes sueñan todo el año con ir a la playa. Calas, rincones más o menos agrestes, piscinas naturales, sendas para recorrerla en bici, bosques de pinos, un interior rural, viñedos, salinas… y aguas turquesas y transparentes con una rica fauna. Hay tanto por disfrutar que no hay que perdérsela.

Podemos empezar por conocer Migjorn, la playa más grande Formentera. Sus arenas blancas y la cantidad de azules diferentes de su mar la hacen muy especial. Ocupa casi toda la costa sur de la isla, desde La Mola hasta Es Cap de Barbaria. Por su situación, es una de las menos concurridas, aunque no te preocupes, porque hoteles, chiringuitos y actividades para divertirte durante tus vacaciones hay de sobra. Y si bien verás que las aguas son muy tranquilas, ten en cuenta que las corrientes marinas puede ser un poco traicioneras. No te alejes demasiado de la costa para evitar sustos durante las vacaciones.

Para llegar a Migjorn tienes múltiples caminos que atraviesan un denso bosque de sabinas hasta que, de repente, la magnífica playa se abre ante tus ojos. Ahora, sólo es cuestión de elegir entre una de las calas apartadas o la zona más rocosa.

Playa de Ca Marí.
Aquí encontrarás una extensión de arena traída por las corrientes marinas, formada por pequeñas conchitas. Y si bien el paisaje es agreste, encontrarás todo lo que necesitas para descansar sin preocupaciones: como hamacas, sombrillas y restaurantes. El Lucky es el spot ideal para un descanso mientras recargas energías. Piadinas, pizzas, ensaladas, creps salados, hamburguesas al carbón, música que acompaña el momento y un ambiente espectacular a sólo 10 metros del agua.

Es Còdol Foradat.
Este rincón de Migjorn es una secuencia de arenas y calas blancas separadas por algunas formaciones rocosas. Vas a encontrar pequeños rincones de intimidad, además de servicios como hamacas, sombrillas y restaurantes. El Blue Bar es una de las mejores opciones de la zona. Música, terraza y, como está sobre una duna, domina las vistas de la costa. Cocina internacional con mucho de mediterránea y asiática. Eso sí, en julio y agosto es mejor que reserves tu mesa, porque suele estar lleno. Música en vivo desde las 20 h. Rumba, salsa y reggae sonarán de fondo.

Playa del Vogamarí.
Ésta es una de las zonas más extensas de arenas y de las que no se pegan a la piel al tumbarte. Cuenta con todos los servicios que esperas en una playa. Las puestas de sol, las encontrarás mirando por detrás de la zona de Es Cap de Barbaria. ¿Dónde comer? El restaurante Vogamari es otro de los favoritos de la zona. Aquí, pescados, carnes, arroces y ensaladas predominan en la carta.

Es Caló d'Es Mort.
Es una cala diminuta situada subiendo ya hacia La Mola. Es la preferida de quienes buscan mucha tranquilidad. Claro que como sólo tiene 70 metros, si no aseguras tu espacio bien temprano, no encontrarás sitio. Es mejor que lleves tu comida y bebida, porque los chiringuitos y restaurantes están un poco más apartados. No hay sombrillas ni hamacas. Aquí se trata de pura naturaleza salvaje. Es ideal para aprovechar todo el día y quedarnos hasta la puesta de sol. Con las primeras estrellas, será mejor no perderse el mercado artesanal de La Mola que está abierto los miércoles y domingos desde que el sol empieza a esconderse.

Playa d'Es Arenals.
Es de las más visitadas de Migjorn. Cuenta con todos los servicios y parking, además de pasarelas para discapacitados. Si quieres hacer algún deporte acuático, este es tu lugar. El chiringuito Pirata Bus es el más tradicional para ver la puesta de sol, mojito en mano. Puedes ir caminando hasta Es Caló d'Es Mort, si optas por un espacio más tranquilo.

Playa d'Es Copinar.
Esta es la última playa de Migjorn antes de llegar a La Mola. Aquí también tenemos parking, restaurantes y servicios como sombrillas y hamacas. Es un rincón muy tranquilo de esta parte de Formentera. El chiringuito Bartolo está aquí, es el más pequeño pero el más auténtico de toda la isla. Ubicado a pie de mar, se convierte en el lugar ideal para una cerveza bien fría, en su terraza, mientras miras los intensos azules del agua.

Más información:
Turismo de Formentera

Ana Cufari | Madrid
| 11/06/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.