La temporada de Navidad en la capital de Islandia es maravillosa. Coronada por las magníficas Luces del Norte, una de las principales atracciones de invierno, Reikiavik es el punto de partida ideal para cualquier visita a Islandia.

Conocida por su cultura, su historia y su belleza natural, esta ciudad es la puerta de entrada a muchas excursiones de un día que se pueden hacer durante unas pequeñas vacaciones. Montañas, glaciares, volcanes y aguas termales, paseos a caballo, escalada glaciar, rafting, espeleología, observación de ballenas y mucho más. Pero si lo tuyo es más urbanita, en el centro encontrarás museos, galerías, teatros, cafés y piscinas, además de locales bulliciosos y estupendos restaurantes.

Reykjavík es un destino alternativo para estas Navidades porque esta ciudad se ha convertido en poco tiempo, en una de las más solicitadas. Naturaleza, compras, buen ambiente, poco tráfico y actividades para todos, especialmente en Navidad, para los más pequeños de la casa. Eso sí, hay que abrigarse.

Desde el año 2010, la ciudad honra la tradición narrativa de Islandia utilizando a las Criaturas de la Navidad en las decoraciones de la ciudad, entre las que destacan trece alborotadores y bulliciosos islandeses, sus padres, Grýla y Leppalúði, que son los trolls malos de la montaña , y el terrorífico gato Yule. Están presentes en muchos rincones de la ciudad. Son personajes que recuperan el folclore islandés y conectan a los lugareños y a los visitantes a través de historias y conversaciones. Todas las criaturas de la Navidad están expuestas en el Museo de Arte de Reykjavík.

Como parte de las celebraciones de Adviento, se invita a todos a participar en una actividad divertida que consiste en dar caza a estas Criaturas. El objetivo es localizar a cinco de ellas a través de un juego en el que participan el Museo de Arte, el Ayuntamiento y algunas tiendas.

En la plaza Ingólfstorg, y hasta el 23 de diciembre, una pista de patinaje sobre hielo hará las delicias de los más pequeños. Además las decoraciones de Navidad, y las canciones de Navidad son las protagonistas del famoso Mercado que rodea a la pista de hielo en el que encontrarás artesanías y deliciosos manjares y bebidas calientes, para que el espíritu navideño esté presente en todo momento.

El bosque de invierno en el Ayuntamiento abre todos los días de 8 a 19 h. Música, galletas y chocolate caliente amenizan la visita. El tema de los bosques de invierno en esta Navidad está dedicado a las mujeres, celebrando el aniversario del derecho de las mujeres islandesas a votar. Hay varios eventos de Navidad en el bosque de invierno durante el Adviento.

En el Museo al aire libre de Árbær te vas a sumergir en las costumbres, los olores y los sonidos tradicionales de la Navidad de un islandés. El programa de Navidad de Árbær es ya un clásico imprescindible, con actividades para toda la familia. Aquí vas a conocer los preparativos de Navidad y la celebración, tal y cómo era antiguamente, con talleres de preparación de la comida tradicional islandesa de Navidad, talleres de artesanías o de fabricación de velas. Cuidado con los juguetones personajes navideños, porque pueden espiar por las ventanas y aparecer de repente jugando algunas pequeñas malas pasadas a los visitantes. Eso sí, siempre con la sonrisa.

El pueblo de la Navidad ha ido evolucionando con los años y ahora todo el centro de la ciudad de Hafnarfjörður se convierte en un gran pueblo de la Navidad durante el Adviento. Este año, el área se extenderá desde el Museo Hafnarfjörður a la casa de hielo de la vieja fábrica de pescado. Con un mercado de Navidad en las casas de la Navidad en la plaza Þórsplan.

Y la noche del 23 de diciembre a las 20 h las soprano Thora Einarsdóttir, Diesel Lárusdóttir y Sigridur Kristjánsdóttir levantarán el espíritu de la Navidad, con una actuación desde el balcón, situado sobre el restaurante Caruso en Austurstræti.

Más información:
Diciembre en Reikiavik