Doñana es una zona natural andaluza que cuenta con más de 122.000 hectáreas, repartidas entre el Parque Nacional de Doñana y el Parque Natural de Doñana. Es, en realidad, un lugar repleto de lagunas, caños, dunas, acantilados, playas, zonas de tierra y zonas de agua. Un lugar espectacular en el que conviven muchísimas especies animales.

Aunque muchos piensan que Doñana se sitúa en Huelva, esto no es del todo cierto. La verdad es que una pequeña parte se encuentra en territorio sevillano y otra parte también forma parte de Cádiz.

Su situación geográfica, cerca del mar Mediterráneo y del océano Atlántico, convierten a Doñana en un lugar privilegiado. Privilegiado porque tal y como decíamos puede acoger a multitud de especies. En total, más de 300 tipos de aves tanto europeas como africanas que, aunque algunas solo están de paso, llenan de vida este enorme humedal.

Doñana | Pixabay

Así, en el Parque Nacional de Doñana se pueden ver entre otras aves lechuzas, garzas, golondrinas, cigüeñas, águilas o flamencos. Éstos últimos forman, en según qué temporadas, un manto de color rosado precioso que es todo un espectáculo para la vista.

Pero en Doñana no solamente se pueden ver aves. También hay alrededor de una veintena de especies de peces como anguilas o carpas y reptiles como culebras, totugas o sapos. Pero por si esto fuese poco, alrededor de 40 especies de mamíferos forman parte del parque. Algunos más comunes como el conejo o el jabalí y otros más difíciles de ver como los ciervos o los linces.

Visitar Doñana y ver todas las especies no es tarea sencilla. Pero puedes contratar una visita que se enfoque en el avistamiento de algunas aves, por ejemplo. O un tour especializado en fotografiar a los animales del parque.

Doñana | Pixabay

En cuanto al modo de hacer la visita, debes saber que hay diferentes formas. Puedes contratar una excursión en todoterreno, o recorrer los senderos a caballo o en bicicleta. Hay, también, quien prefiere hacer los caminos a pie. Esto es a elección de cada uno, de sus preferencias o necesidades. Las posibilidades son muchas y muy variadas y las excursiones a contratar también son distintas entre ellas.

Sea como sea, lo cierto es que recorrer Doñana se convertirá en una experiencia genial al estar rodeados de naturaleza, flora y fauna. Además, claro está, de observar paisajes muy bonitos. Entre ellos destacan un sistema de dunas de más de 25 kilómetros de longitud y las playas de arena blanca.