Viajestic » Escapadas

Castilla y León

Ciudad Rodrigo: Qué ver y qué hacer en esta localidad de la provincia de Salamanca

Es el momento de recorrer Ciudad Rodrigo, ubicado en Salamanca. ¿Qué ver? ¿Qué hacer? Te ayudamos a que tu visita sea de lo más provechosa.

Ciudad Rodrigo

Imagen de David Pérez en Wikipedia, licencia: CC BY 4.0 Ciudad Rodrigo

Publicidad

Ciudad Rodrigo es un lugar que podemos encontrar, aproximadamente, a unos 90 kilómetros de Salamanca. El hecho de que esté cerca de Portugal, el país vecino, fue el origen no solamente de esta ciudad, sino también del patrimonio que, a día de hoy, continúa conservando.

La ubicación donde se encuentra es verdaderamente estratégica, en todos los aspectos. Tanto es así que los Reyes Católicos, durante la Edad Media, apostaron por Ciudad Rodrigo para convertirla en uno de los lugares más importantes de la época. Durante su reinado, adquirió su mayor esplendor al desarrollarse esa ciudad amurallada, así como la construcción de diversos edificios señoriales que encontramos en la actualidad.

Debemos tener en cuenta que unos cuantos siglos después, concretamente durante la Guerra de la Independencia (siglo XIX), Ciudad Rodrigo volvió a ser protagonista. Y todo porque se convirtió en nada más y nada menos que un punto clave de resistencia frente a los temidos ejércitos de Napoleón. Por lo tanto, a día de hoy, cuenta con un patrimonio arquitectónico, cultural e histórico que es envidiable. Ahora bien, ¿qué es imprescindible para ver en esta localidad salmantina?

Catedral de Ciudad Rodrigo | Imagen de Mr. Tickle en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Catedral

Es un claro ejemplo de esa relevancia histórica de la que hemos hablado. Cabe destacar que no siempre fue de uso religioso, ya que en esa guerra contra los franceses se utilizó como labores defensivas. Si la visitas, llama la atención lo dañada que está la fachada, y es una consecuencia directa de los proyectiles que cayeron durante la Guerra de la Independencia que tanto marcó a Ciudad Rodrigo.

Castillo de Ciudad Rodrigo | Imagen de Mr. Tickle en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Castillo

Data del siglo XIV y fue construido por orden del rey Enrique II de Trastámara. La ubicación es excepcional, al estar en el mismo borde de la muralla, así como en uno de los puntos más elevados de la población. Por lo tanto, nos regala unas vistas de ensueño sobre el río Águeda y, por supuesto, el Puente Mayor. Es uno de los puntos más visitados de esta localidad, sin lugar a dudas.

Plaza Mayor | Imagen cortesía de Mr. Tickle en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Plaza Mayor

En este lugar se encuentra el edificio del Ayuntamiento, que se convierte en protagonista no solamente por su curiosa balconada, sino también por esos espectaculares arcos. Es aquí donde podrás encontrar la oficina de Turismo de Ciudad Rodrigo, donde encontrarás información precisa tanto de museos como de diversos edificios simbólicos de la localidad. Una de las rutas más realizadas, sin lugar a dudas, es la conocida como Ruta de las Fortificaciones de Frontera. ¡Te sorprenderá!

Muralla | Imagen cortesía de Mr. Tickle en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

La Muralla

Es el elemento más característico, sin lugar a dudas, del centro histórico. Cuenta con muros de cantos rodados, así como salientes defensivos que tenían forma de dientes de sierra. Esto permitía ganar una serie de ángulos tanto de defensa como de ataque ante ciertas amenazas. Esta muralla tiene 2 kilómetros de perímetro que, desde luego, nos hacen ser partícipes de la historia.

Edificios Señoriales | Imagen cortesía de Concepción AMAT ORTA en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

Edificios Señoriales

Es otro de los puntos fuertes de Ciudad Rodrigo puesto que, en su época, muchos fueron los nobles que quisieron establecer su residencia en este rincón salmantino. Por lo tanto, encontramos un gran número de edificios, como palacios y casas señoriales, donde permaneció la alta sociedad. Gran parte de ellos se construyeron entre los siglos XV y XVI, caracterizándose entre otras cuestiones por espectaculares balcones, fachadas de piedra y, por supuesto, un gran número de adornos de cantería.

Publicidad