Caen

La ciudad de Caen cuenta con más de 1000 años de historia y nacida a partir de una isla que habían fortificado los normandos. Su centro histórico rezuma historia, hay partes de la ciudad donde podremos ver claramente los trabajos de reconstrucción que se tuvieron que llevar a cabo tras la II Guerra Mundial. En Caen debemos visitar la abadía de los Hombres, la abadía de las Damas, la Iglesia San Juan, y la de San Pedro, frente a la cual está el Castillo de Caen.

Bayeux | Pixabay

Bayeux

El origen de esta ciudad se remonta a los Bodiocasses (una tribu gala), y a lo largo de la historia diferentes pueblos han pasado por ella, desde romanos a vikingos. Durante la II Guerra Mundial fue ocupada por los nazis en 1940, y el 7 de junio de 1944 pasó a ser la primera ciudad francesa liberada. Por supuesto, el mayor atractivo es el Tapiz de Bayeux que conmemora la batalla de Hastings. Su molino de agua también atrae la atención de sus visitantes, así como el museo de la guerra, o el cementerio británico. También hay un memorial a todos los reporteros de guerra.

Ouistreham | Pixabay

Ouistreham

Este pueblo está muy cerca de Caen y si vamos a Normandía en verano, podemos recorrer los 15 kilómetros que separan ambas poblaciones en bici. En el camino veremos el Puente Pegasus, un lugar clave para la liberación de Normandía. Ouistream a primera vista nos puede parecer un pueblo más de playa, y la verdad es que la costa es preciosa, pero nada más empecemos a andar por la arena iremos viendo los diferentes memoriales en honor a los soldados de la II Guerra Mundial.

Rouen | Pixabay

Rouen

Estamos ante la capital de Normandía, y una de las ciudades más hermosas la región. Aquí disfrutaremos enormemente del casco antiguo donde veremos preciosas casas con paredes hechas de entramado, nos perderemos por sus callejuelas y admiraremos sus iglesias góticas. Rouen también es conocida como la «Ciudad de los Cien Campanarios» y por un episodio de la historia algo más triste, fue la ciudad donde se martirizó, condenó y quemó en la hoguera a Juana de Arco.

Giverny, Casa de Monet | Pixabay

Giverny

Esta ciudad normanda fue cuna y hogar de Claude Manet. El nomdre de la ciudad tiene origen celta y ha habido población desde el Neolítico. Entre lo que más destaca de esta ciudad encontramos la casa de Manet y su precioso jardín, cuyas flores están en su máximo esplendor en verano. Paseando por el jardín del impresionista nos sentiremos como en una de sus obras.

Mont Saint Michel | Pixabay

Granville

Granville está situada en la costa de la bahía del Monte Saint-Michel. Como el resto de ciudades costeras de la región, fueron numerosos los pueblos que pasaron por ella, con la diferencia de que durante los conflictos armados, esta ciudad, era especialmente codiciada. En nuestra visita a Grandville no puede faltar el ya mencionado Monte Saint-Michel, y Las islas Chause que con la marea alta solo contamos 52, pero en el momento que baja se descubren más de 300 islas.