París, la ciudad del amor y de la luz. Ciudad de los artistas, de los bohemios idealizados y de la ilustración. En la capital francesa encontramos grandes museos como el Louvre, fundado en época de Napoleón y es el primer museo nacional, y ante todo pronóstico no ha sido el elegido como el mejor del mundo. Los premios se determinaron utilizando un algoritmo que tenía en cuenta la cantidad y la calidad de las reseñas y clasificaciones de los museos de todo el mundo, reunidas durante un período de 12 meses, y el resultado fue sorprendente.

Las espigadoras de Millet | Museo de Orsay

En pleno centro de la ciudad, en una de las orillas del Sena y frente al Jardín de las Tullerías, se alza majestuoso el Museo de Orsay. Instalado en la antigua Gare d’Orsay o Estación de Orsay, construida para la Exposición Universal de 1900. Podríamos decir que el edificio del museo, es en sí la primera obra de arte que veremos al llegar. Edificado en un estilo que sigue la arquitectura industrial o la ciudad industrial de la Belle Époque, que se sucede entre la Comuna de París en 1871 y la Gran Guerra (1914). Los materiales predominantes en este tipo de construcciones son el vidrio y el hierro, que representan la industrialización y el progreso.

El edificio de la estación fue diseñado por Víctor Laloux, quien se vio ante un complejo reto, integrar la estación en su elegante marco urbano. Reto que Laloux superó con creces. Este maravilloso y singular edificio, acoge las obras de los principales artistas de la segunda mitad del siglo XIX. No fue hasta 1978 cuando se declara la Gare d’Orsay monumento histórico, y se emplaza aquí el museo.

Manet | Wikipedia

En él encontramos a los impresionistas y post-impresionistas. Podremos admirar cuadros de Monet, Degas, Chebrully, y muchos otros. Las espigadoras de Jean-Françoise Millet; Almuerzo en la hierba de Édouard Manet o Los jugadores de cartas de Cezanne, son tan solo algunas de las obras maestras de la Historia del Arte que podremos admirar en este museo. De hecho, aquí también se encuentran alguna de las obras más famosas del pintor holandés Vincent Van Gohg, como Retrato del artista, o Noche estrellada. No podemos abandonar el museo sin ver la Olympia de Manet.

Su amplia colección también cuenta con esculturas, obras fotográficas, obras gráficas, y por supuesto el emblemático reloj, también diseñado por Víctor Laloux.

Museo de Orsay | Museos

¿Por qué ha sido elegido el mejor museo de 2018? Aunque muchos hubieran pensado que el Louvre se merece ese primer puesto, se ha quedado en el séptimo. Es el museo más visitado del mundo y el más grande, por lo que haría falta dedicar 100 días para visitar la colección del Louvre al completo.

Por otro lado, el Museo de Orsay, es mucho más asequible para una visita, además del gran número de obras maestras que encontramos expuestas, el edificio cuenta con una historia única. Todo ello hace de esta institución, un gran atractivo para los visitantes.