Conocido como 'la puerta de entrada al Cosmos del sur de California', el Observatorio Griffith es un espacio educativo y científico para todos. En él se puede ver en vivo el espacio, en el Planetario Samuel Oschin, y también disfrutar de las vistas más espectaculares de la ciudad de Los Ángeles, de su famoso cartel de Hollywood y del océano Pacífico.

Se trata de uno de los mayores atractivos culturales de la ciudad de Los Ángeles. Abierto al público desde el 14 de mayo de 1935, ya en sus primeros cinco días de entonces recibió a más de 13.000 visitantes. 
Hoy en día, el Observatorio Griffith es líder en astronomía pública, y un lugar de reunión imprescindible para los amantes de esta ciencia. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos lo usó para adiestrar a sus pilotos en la navegación astronómica; y en los años 60 para adiestrar a los astronautas del Programa Apolo, el que tendría como objetivo sobrevolar nuestro satélite para localizar una zona apropiada con vistas a un eventual alunizaje.

La misión del Observatorio Griffith, a día de hoy, es ayudarnos a observar, reflexionar, y entender el cielo. Con acceso gratuito, esta instalación pública es propiedad y está operada por los Departamentos de Recreación y Parques de Los Ángeles, y es una de las instalaciones educativas más informal y más popular de los Estados Unidos, además de ser el observatorio público más visitado del mundo, con más de un millón de visitantes al año. 
Icono de Los Ángeles, su telescopio público está disponible para observar los cielos nocturnos cuando las noches son claras, y el edificio permanece abierto. Más personas han mirado a través de su telescopio que de cualquier otro telescopio en la Tierra. Además, la icónica fachada del edificio ha aparecido en más de 300 películas y programas de televisión.

Si visitas la ciudad, merece la pena subir hasta él, aunque solo sea para admirar las vistas. Y ya si quieres, observar, reflexionar y comprender el cielo en las diferentes salas de exposición y el Planetario, para contemplar después el Cosmos con tus propios ojos a través del telescopio refractor Zeiss o desde los telescopios disponibles en el jardín.
El horario del Observatorio es de lunes a viernes de 12 a 22 h., y los sábados y domingos de 10 a 22 h.

Si te gusta el senderismo, en las escarpadas colinas de Griffith Park hay una red de 85 kilómetros de senderos, caminos de fuego, y caminos de herradura, senderos que se cierran al anochecer. Y sin duda una de las excursiones más gratificantes es el camino que conduce desde el estacionamiento del Observatorio hasta la cima del Monte Hollywood, el pico más alto del parque. Las vistas desde allí son espectaculares, pero recuerda que el parque es un área silvestre y tienes que ir con precaución, ya que tus compañeros de viaje serán las codornices salvajes, los roedores, los zorros, los coyotes, los ciervos, y las temidas serpientes de cascabel.

Dentro del parque, el municipal más grande de Estados Unidos, también encontrarás paseos a caballo, juegos infantiles, el zoológico de Los Ángeles... Sin duda. un refugio ideal para salir de la zona urbana.

Más información:
Griffith Observatory