Ya te hemos explicado que pocos sitios hay en el Atlántico como la isla de Boa Vista para llevar a cabo todo tipo de actividades deportivas y de aventura. Pero eso no quiere decir que esta isla de origen volcánico en el archipiélago de Cabo Verde no pueda ser también un remanso de paz y tranquilidad, así como el destino perfecto de los que buscan, sencillamente, no hacer nada. Para ello, basta con acercarse a Areja de Chaves, una pequeña localidad a apenas tres kilómetros del aeropuerto internacional.

Allí se encuentra uno de esos resorts en los que diversión, tranquilidad y descanso van siempre de la mano. Se trata del Iberostar Club Boa Vista, la aventura africana de la firma hotelera española. Compuesto por 276 habitaciones y suites de primera categoría (desde 68 €/noche), ofrece todo lo mejor de un gran hotel de playa pero en un destino diferente, alejado de masificaciones y con la posibilidad de adaptar cualquier tipo de servicio al huésped (las habitaciones tienen capacidad para hasta cuatro personas).

En este cinco estrellas es cada uno el que decide cuánto y cómo se ejercita. Si quieres dedicarte al arte de tomar el sol en la tumbona, junto a la piscina, y hacerlo durante toda la semana, no hay problema. Claro que si eres más activo, hay posibilidad de hacer desde senderismo por las dunas de la playa a clases de tiro con arco, pasando por aqua gym, voley playa, petanca, clases de baile, step...

El complejo cuenta con varios restaurantes, donde disfrutar tanto de cenas a la carta como de buffet. Eso sí, en ellos hay que vestir con pantalón largo, en el caso de los hombres. Una oferta gastronómica que se completa con tres bares: un Snack Bar junto a la piscina del hotel donde conseguir cócteles perfectamente preparado desde las 10.30 h. de la mañana y hasta la medianoche; un Beach Bar junto a la playa, que se encuentra en primera línea frente al hotel, y que ofrece de 10 a 18 h. todo tipo de sándwiches y refrescos;  y el Theatre Bar, el sitio para tomar un copa mientras disfrutamos de espectáculos y shows organizados por el hotel.

Además, el complejo cuenta con un spa, el Sensations, donde poder disfrutar de un masaje profesional o un tratamiento cosmético tanto facial como corporal. Relajarse aquí es fácil, solo hay que ponerse en las sabias manos de las terapeutas.

Ya lo sabes. Si necesitas una escapada diferente, pero que te aseguren tranquilidad, reposo, hedonismo y playa, aquí en Boa Vista tienes el rincón perfecto para disfrutar.

Más información:
Iberostar Club Boa Vista