Crooked Island está en Bahamas. Se trata de una de las cuatro islas que forman un atolón rodeado de maravillosas aguas poco profundas en la cuenca marina de Acklins. Rodeada por la casi deshabitada Isla Castillo y por Long Cay, no ha cambiado mucho desde que Colón navegara por su lado de sotavento. Bautizada por él como Isla Isabella, hoy se conoce por ser un tranquilo y remoto paraíso de gran belleza natural.

Aunque tranquila y alejada de todo, la belleza del entorno es inspiradora y merece la pena explorarla por encima y por debajo del nivel del mar. Y es que es el refugio perfecto para los viajeros que buscan actividades de pesca, snorkel o buceo. Jardines de coral, estantes y arrecifes son una delicia para los buceadores, y los arroyos profundos y las planicies de marea, así como las piscinas llenas de peces, un singular lugar en el que disfrutarán los más deportistas y pescadores.

Crooked Island fue colonizada por los legitimistas americanos en 1783, que fue cuando comenzaron a establecerse allí. Aquellos antiguos habitantes fueron los dueños de las plantaciones a las que llevaron esclavos y dinero para iniciar una floreciente industria de cultivo de algodón. A principios del siglo XIX, se asentaban allí más de 40 plantaciones, que empleaban a 1.200 esclavos. Con el paso de los años, las plantaciones dejaron de ser productivas, y hoy sus restos son todavía visibles. Lugares como Good Hope House, Marine Farms Plantation, Seaview Plantación y Prospect Plantation son algunas de las que se pueden visitar. Como anécdota, la primera oficina de correos en las Bahamas se estableció en Pittstown Point en la década de 1700.

Al sureste de las Bahamas, es un paradisíaco lugar para descansar y relajarse, un rincón en el que perderse. Las fabulosas playas de arena blanca, sus hermosas aguas de color azul turquesa, los arrecifes de coral y los pequeños cayos que rodean la isla son parte de su encanto. La carretera principal corre a lo largo de la costa norte. En su interior, encontraremos lagunas salobres y pantanos que cubren gran parte del territorio. El resto es monte bajo y densas áreas de bosque. Si eres de los que disfrutan observando aves, estás de enhorabuena, ya que abundan las garzas, las águilas pescadoras, los pinzones, los canarios silvestres, los fabulosos y coloridos colibríes y los singulares flamencos.

Hay un pintoresco faro rodeado de un extenso sistema de arrecifes. El buceo aquí es simplemente espectacular. Los buzos más expertos pueden realizar lo que se conoce como 'buceo de pared' a pocos metros de la playa. Y los amantes de la pesca también pueden disfrutar de su afición y salir a hacerse con un ejemplar de atún, mahi mahi o incluso marlín. Paradójicamente, es uno de los lugares de pesca menos visitado y más productivo en Bahamas.

La exploración de cuevas añade un toque de aventura a tu estancia. Estas esconden secretos del pasado, y se complementan con actividades de senderismo y visitas a monumentos históricos. Para hospedarse, hay varios complejos hoteleros y lodges de lujo, perfectos para aquellos que buscan paz, tranquilidad o incluso soledad, un recurso cada vez más escaso. Tampoco daltan bungalows mimetizados con el paisaje tropical, elegantes villas cerca del océano, hoteles boutique y pintorescos alquileres.

Crooked Island está llena de emoción y de momentos de relax. El maravilloso entorno natural, con kilómetros de playas vírgenes de arena blanca, lugares increíbles, aves que frecuentan los acantilados y arrecifes, mágicas cuevas de piedra caliza y jardines de coral son un sueño convertido en realidad. Espectacular para vivir momentos únicos, especialmente en pareja.

Más información:
Crooked Island