Asia

Asia

Un hotel en el monte más alto de Rusia

La localización del hotel LEAPrus 3912, en el monte Elbruz, es impactante

Los amantes de la naturaleza en general lo saben: no hay nada como pasar el día en la montaña. Y ya no hablemos de pasar la noche, -por supuesto, en las condiciones adecuadas y con ciertas comodidades-, una experiencia que bien planificada puede convertirse en algo inolvidable. Los esquiadores, esquiadores y amantes de la montaña se sorprenderán con este hotel. Se trata del LEAPrus 3912, un singular alojamiento que desde fuera puede parecer un cohete caído del cielo o las instalaciones de la mismísima NASA. Pero no es ninguna de estas dos cosas, sino más bien un hotel moderno que ha sido diseñado de forma minimalista y que se encuentra en una ubicación única en el mundo. Está a 3.912 metros de altitud, en la ladera sur del monte Elbrus, el más alto de Rusia. Pese a su apariencia moderna, es un hotel ecológico que tiene varias ventajas frente a las típicas casas de montaña hechas de madera. Destaca en medio del paisaje, al contrario que estas construcciones tradicionales, pero utiliza la energía solar para generar luz y calor, respetando al máximo el medio ambiente. Sus materiales garantizan un aislamiento térmico perfecto, ya que las temperaturas en el exterior pueden llegar a ser extremas. También cuenta con conexión wifi y en su cafetería se puede tomar un té o café caliente mientras se observa de forma panorámica el paisaje. Desde cualquier rincón se pueden ver las cumbres del Elbrus y mantener una tranquila conversación siendo consciente de que uno se encuentra en un lugar único. Las cápsulas que forman el hotel han sido construidas por la compañía italiana LEAP y el hotel tiene una capacidad que asciende hasta 40 personas. Desde fuera la imagen del hotel LEAPrus 3912 es totalmente futurista y contrasta con el paisaje, blanco la mayor parte del año. Es el paisaje de la región Kabardino-Balkaria, en los Balcanes, un buen lugar sin lugar a dudas para experimentar cómo es la vida extrema en todos sus posibles sentidos. Cada uno de los bloques de alojamiento está compuesto por una zona con armarios y estanterías para colocar la ropa y el equipaje, tres o cuatro cuartos de baño y un dormitorio para entre 12 y 18 personas. El pasillo es amplio y muy luminoso ya que tiene un sistema de iluminación de dos niveles y por sus ventanales entra una gran claridad, lo que hará la estancia aún más confortable. La sensación de inestabilidad que ofrece desde el exterior del hotel, como si los bloques hubiera sido puestos en ese lugar por azar o por el propio viendo, es solo una ilusión. Y, para que los huéspedes puedan acceder a él fue necesaria la construcción de un teleférico. Un lujo atípico, pero lujo al fin y al cabo. El hotel LEAPrus 3912 es un alojamiento al que no estamos acostumbrados, pero que sorprende a cualquiera. Una experiencia muy especial a 3.912 metros de altitud.

Viajestic | Viajestic
| 28/02/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.