De un tiempo a esta parte hablamos cada vez más de viajes poco convencionales en cuanto a lo sorprendente que resultan sus destinos por ser poco habituales y en ocasiones incluso poco recomendables; destinos peligrosos como Chérnobyl y otros de infausto recuerdo como Auschwitz se mezclan con destinos sólo aptos para aventureros como el Everest y con destinos literarios o cinematográficos, y es que ahora viajamos también a los lugares que leemos y a los que vemos en las películas y en las series de televisión.

Si mezclamos esas tendencias viajeras y pensamos que estamos en octubre, a las puertas de Halloween en medio mundo, del día de difuntos y del de todos los Santos en España y del de los Muertos en México resulta casi inevitable hablar de monstruos terroríficos como los vampiros y, sobre todo, de dónde encontrarlos.

Son muchos los destinos vampíricos que podemos encontrar a lo largo y ancho del mundo, sobre todo si tenemos en cuenta que las tradición vampírica en literatura no empezó con Bram Stoker y su Drácula sino mucho antes, en la antigua Grecia nada menos con una vampira (sí, era mujer) que mataba niños chupándoles la sangre (ríete tú del Coco y el Hombre del Saco) pero nosotros hoy vamos a quedarnos con cinco destinos en los que encontrarnos con los clásicos de siempre y algunos nuevos clásicos, la clave son tres títulos: Drácula, Entrevista con el Vampiro y Crepúsculo.

Castillo de Bran | Pixabay

Transilvania, el hogar del vampiro literario e histórico más famoso del mundo, Drácula

Drácula es un personaje inventado por Bram Stoker pero no es una fantasía completa, Stoker se basó para su creación en figuras vampíricas previas y se inspiró en un personaje histórico (y terrible), Vlad el Empalador. Por eso para seguir los pasos de Drácula hay que visitar Transilvania, la tierra de Vlad, el lugar donde podrás visitar el que pasa por ser el Castillo de Drácula (es el castillo de Bran).

Abadía de Whitby | De John Armagh en Wikipedia (imagen de dominio público)

Viajamos a Whitby, también por culpa de Drácula

Es a esta ciudad británica a donde llega el Conde vampírico en una goleta desde Europa del Este y aquí transcurre gran parte de la novela gracias, en gran medida, al magnífico escenario que representaban las ruinas de una Abadía del S.XII que todavía puedes visitar hoy.

Cementerio de Lafayette en Nueva Orleans | President Rhapsody - CC BY-SA 3.0- Wikipedia

Nueva Orleans, aquí encontrarás a Lestat, el vampiro literario creado por Anne Rice

Cabe que hayas leído la novela de Anne Rice ‘Entrevista con el Vampiro’ o no pero lo que seguramente has hecho es ver la película que protagonizaba Tom Cruise muy bien acompañado por Brad Pitt y Antonio Banderas. Si quieres conocer el mundo de Lestat (el personaje de Cruise) tendrás que viajar a Nueva Orleans y comenzar tu visita por el Cementerio de Lafayette (el lugar en el que Lestat convierte a Louis (Brad Pitt en la película) en vampiro.

Forks | De Konrad Roeder - CC BY 3.0 - Wikimedia Commons

No se puede hablar de vampiros y no mentar la saga Crepúsculo, si quieres vivirla tienes que viajar a Forks, en Washington

Es ahí a donde vive el vampiro Edward Cullen y donde se enamora de la joven y bella Bella Swan. Es una visita curiosa porque Forks era un pequeño y tranquilo pueblo americano hasta que Stephanie Meyers lo convirtió en pueblo vampírico en su saga literaria.

Squamish | Squamish - CC BY-SA 3.0 - Wikimedia Commons

A Squamish, en la Columbia Británica, viajamos también por culpa de los vampiros de Crepúsculo

Fue ahí, en Squamish, donde se rodó el último capítulo de la saga Crepúsculo y por eso se ha convertido en los últimos años en un destino imperdible para amantes de las leyendas vampíricas y, muy especialmente, del Crepúsculo creado por Meyers.