¿Qué tal un viaje gastronómico?

Morcilla de Burgos Arzuaga | Imagen cortesía de Turismo de Burgos

Burgos es un lugar que se presenta de muchas maneras y por más que sea su imponente catedral gótica su imagen más destacada, pensando en el buen comer ¿quién no ha pensado ya en la morcilla de Burgos? por supuesto has más bocados representativos de esta provincia: la sopa castellana, la olla podrida que es la madre de todos los pucheros o el lechazo asado. No tienes más que buscar la receta, hacer la lista de la compra y convertirte en un chef burgalés por un día.

Otra buena manera de viajar es a través del cine

Norte de Burgos | Imagen cortesía de Turismo de Burgos

No son pocas las películas ambientadas en esta provincia ni pocos sus rincones convertidos en localizaciones de cine ¿en qué películas? te preguntarás… te damos varias opciones: Amantes, Juana la Loca, The Way (de Emilio Estévez) o El abuelo (de Garci), también un clásico como El Cid o Las Petroleras.

Y cerramos nuestra propuesta con un clásico ¿quién no ha disfrutado de un intenso viaje literario?

Provincia de Burgos. Cementerio de Sad Hill | Imagen cortesía de Turismo de Burgos

La literatura es, históricamente, el mejor viaje y a Burgos no son pocos los autores que nos llevan, te recomendamos algunas lecturas de aire burgalés: Inquietud en el paraíso, de Óscar Esquivias, para quien e quieren viajar al más allá (¡con vuelta!); El árbol solitario del páramos, de Rafael Sánchez-Grande Moreno, para escritores en pleno bloqueo; Ecos de Bardulia, el brazalete dorado, de Juan R. Moya para amantes de la novela histórica; o La huella del mal de Miguel Ríos San Martín para los amantes del thriller.