LUJO EN EL DESIERTO DE INDIA

LUJO EN EL DESIERTO DE INDIA

Glamping en busca del tigre de Jaipur

El campamento Aman-i-Khás, en el Parque Nacional Ranthambore, es el mejor modo de acercarse a los misterios del Rajastán. Carpas de lujo en las que poder descansar bajo las estrellas en medio del desierto serán nuestro hogar mientras descubrimos antiguas fortalezas, pequeñas ciudades milenarias y templos únicos.

Aman-i-Khas se encuentra al norte de Jaipur, a las afueras del Parque Nacional de Ranthambore. Se trata de todo un santuario de la fauna más exótica de India, y uno de los mejores lugares para ver tigres salvajes en su hábitat natural. Rodeado por las colinas Aravalli, este campamento es el lugar ideal desde el que explorar antiguas fortalezas y aldeas rurales en la región de Rajastán.

Abierto de octubre a mayo, la mejor época para observar la vida silvestre, si quieres alojarte allí hay que reservar fechas cuanto antes, y es que no es extraño que se quede sin huecos, porque apenas cuenta con 10 carpas. Todas se levantan sobre zócalos de hormigón y son de estilo mongol, con estancias separadas por cortinas de algodón. Tiendas con amplios espacios a modo de salón, con sillón, mesa de comedor y sillas, porche al aire libre, y en el centro, bajo un alto dosel de seis metros, una gran cama king-size. Además, cuenta con una zona de baño completo, así como un vestidor con amplios armarios (es decir, que en una tienda en medio del desierto es posible encontrar un palacio). Todas las tiendas tienen aire acondicionado y también calefacción, además de un ventilador de techo.

En el campamento hay varias zonas comunes. Iluminada por lámparas, la carpa que hace las funciones de comedor está equipada con una mesa central y varias mesas más pequeñas. Allí se sirve cocina india y una buena variedad de platos occidentales. Todo está elaborado con productos locales frescos y verduras y hierbas que se cultivan en la huerta orgánica del propio complejo. La cena, a menudo, termina alrededor de un fuego al aire libre.

La carpa Salón es el lugar ideal para relajarse o leer alguno de los libros de la biblioteca con información sobre el Parque Nacional, los tigres de la India y la historia y la cultura del Rajastán. Un lugar de reunión en el centro del campamento que rivaliza, si el tiempo lo permite, con un espacio al aire junto a chimeneas de leña, que por la noche sirve como sala de estar y comedor informal. Este es el lugar ideal para tomar el sol en invierno, y punto de encuentro antes y después de una excursión relajada (por cierto, hay conexión inalámbrica a Internet en esta carpa).

El campamento cuenta con una piscina con terraza, rodeada de una arboleda e inspirada en los antiguos pozos tradicionales de la zona. Y cerca, un pequeño Spa con una fuente central con dos áreas de tratamiento, cada uno con mesa de masaje. Los tratamientos incluyen exfoliaciones y arte de henna tradicional con hierbas y especias locales.

En Aman-i-Khas, la principal actividad es la observación de la fauna. Hay excursiones guiadas dos veces al día en un vehículo descapotable, impresionantes safaris en el Parque Nacional de Ranthambore, un parque que fue, en tiempos, el coto privado de caza del Maharajá de Jaipur. Un espacio natural protegido en el que observar tigres, leopardos, gatos salvajes, hienas y osos perezosos. También se pueden ver ciervos chital, antílopes y gacelas, y en los lagos y pozos de agua, cocodrilos indios de pantano. Y hay más de 350 especies de aves residentes y migratorias. Los safaris salen por la mañana temprano y por la tarde. Las excursiones duran alrededor de 3 horas y media, con guías del Parque Nacional, y se deben reservar con antelación. También es posible realizar safaris en camello en las afueras del parque pasando por pueblos tradicionales.

Cerca del campamento, además de atracciones naturales, podemos visitar el Fuerte de Ranthambore, una de las fortalezas más antiguas del país, que data del año 944. La Ciudad Vieja dentro de los muros exteriores del fuerte o el Templo del Elefante, que rinde homenaje a dioses hindúes y jainistas, son imprescindibles. Si los sadhus están presentes golpearan sus tambores y ofrecerán bendiciones a los visitantes.

El fuerte de Khandar es otra de las atracciones turísticas cercanas, unas de las ruinas más impresionantes del Rajastán. Imponente, sobre una colina a 300 metros de altura. La caminata guiada comienza encima del pueblo de Khandar y serpentea por un antiguo camino de piedra hasta la cumbre. Esta excursión incluye fascinantes ruinas de palacios, templos y pozos, seguida por una comida servida en un lugar mágico. Imposible no soñar con unas vacaciones aquí.

Más información:
Aman-i-Khas.

Marta Rivas | Madrid
| 03/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.