Seguro que los amantes de los viajes habéis encontrado mil maneras de estar entretenidos ahora que debemos quedarnos todos en casa. Sin embargo, ¿qué pasará cuando todo vuelva a la “normalidad”? Aunque las ganas de hacer viajes siempre están ahí, esta situación posiblemente también haya aumentado nuestro miedo, sobre todo a viajar a sitios lejanos y que allí te pase algo.

Lo primero de todo, hay que ser responsables y tomar las medidas adecuadas. Si no es tiempo de viajar, habrá que esperar más. Si debes protegerte de alguna manera, no puedes saltártelo. Aún así, a continuación te traemos cinco consejos que quizás puedan servirte de ayuda, no solo en tus viajes más lejanos, sino en cualquier escapada, para cuando todo haya pasado. Porque sentir miedo es humano, pero hay que aprender a vivir con ello.

Cómo volveremos a la normalidad | Pixabay

1. Si puedes viajar, la situación ha mejorado

Piensa que cuando vuelvas a hacer grandes viajes (o incluso pequeñas escapadas) es porque la situación lo permite. Nadie va a viajar mientras esto siga así, no es ético y para nada responsable. El día que vuelvas a montar en un avión será porque todo ha mejorado, hasta entonces y hasta que tú mismo te sientas seguro, no podrás hacerlo.

2. Vive en el presente

Antes de que el coronavirus llegara, eran muchas otras las enfermedades, problemas y accidentes los que podías tener. Hay que aprender a vivir el día a día, sin preocuparse por qué puede pasar. ¿Acaso antes cuando viajabas lo hacías? Seguro que a veces sí, pero aún así, hacías ese viaje que tanto querías. No es “vivir cada día intensamente como si fuera el último”, sino vivirlo sin preocuparse por el futuro.

3. Tomar precauciones

Si algo te va a quitar el miedo, también van a ser las precauciones que tomes antes y durante el viejo. Coger seguro de viaje por si hubiera algún problema en el destino, seguro de cancelación por si no pudieras viajar y otras muchas medidas. Lavarte las manos, llevar mascarilla si es necesario y mantener una distancia con el resto de personas te hará sentirte más segura.

4. Llénate de energía positiva

Planear un viaje siempre es de las cosas más divertidas: dónde dormir, qué excursiones hacer, cómo organizar los días... Ponte a ver vídeos del lugar donde vas a ir, a buscar los mejores consejos de otros viajeros, comparte fotos con la persona que vas a realizar el viaje y llénate de esa energía positiva que te transmite muchas ganas de llevarlo a cabo.