Cuando nos vamos de viaje a veces parece que nos vamos al fin del mundo y necesitamos llevar todo con nosotros, además de muchos “por si acaso”. Sin embargo, lo más recomendable es ir ligeros con el equipaje de mano para evitar posibles facturaciones o kilos de más, cuando realmente no son necesarios.

Por eso y porque a todos nos ha pasado, te traemos cinco consejos que puedes aplicar a la hora de hacer tu maleta. Seguro que te van a ayudar:

1. Haz una lista: lo primero de todo es hacer una lista con las cosas que necesitas en tu viaje. Si vas a un lugar con playa, un bañador o unas chanclas no pueden faltar. Sin embargo, si el viaje es a la montaña, mejor coge ropa de abrigo y olvídate del resto. Tienes que pensar en qué vas a necesitar seguro y dejar los “por si acaso” para lo último de la maleta. No es necesario que lleves todas las cámaras de foto que tienes, con el modelo que más te vaya a servir durante tu viaje es suficiente; y así con todo.

2. Lleva un conjunto para cada día: después de hacer una lista con lo imprescindible, lo ideal es saber qué te vas a poner cada día. Quizás aún no sepas seguro que vas a hacer durante los días de tu escapada, pero seguro que tendrás una idea de la cual puedes partir para elegir un conjunto diario. Si te vas siete días, no es necesario llevarte siete pantalones diferentes, siempre puedes combinarlos y seguro que en el destino al que viajas puedas lavar si lo necesitas.

Hacer la maleta | Flickr (Emma, Attribution 2.0 Generic)

3. Colocar las cosas de manera adecuada: hacer una maleta es como jugar al tetris. La capacidad de ella siempre es la misma, pero depende de cómo se encuentren las cosas colocadas, dará la impresión de que entran más o menos cosas. Por ejemplo, si vas llevar un par de zapatos en la maleta, lo mejor es colocarlos los primeros justo al final de esta, donde están las ruedas e ir completando los espacios que hay entre ellos. Enrollar las camisas, doblar pantalones y entre medias meter complementos como bikinis o ropa interior son otros consejos.

4. ¿Qué necesitas para el aseo personal?: lo primero que debemos tener en cuenta si viajas en avión son las restricciones que existen en cuanto al contenido de los líquidos permitido. Además, no siempre es necesario llevar gel, champú o mascarilla, ya que si vas a un hotel lo más común es que allí te lo den. No pasa nada por usar durante una semana un champú diferente al que estás acostumbrado. De todas formas, en el propio destino habrá supermercados, por lo que es otra posible solución para quitar peso de la maleta.

Equipaje | Wikipedia (Vmzp85, Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional)

5. Los abrigos no van en la maleta: a veces nos empeñamos en llevar los jerséis más gordos o los abrigos en la maleta para que no nos estorben si no son necesarios en el lugar en el que estamos y solo en el destino. Sin embargo, esto es un error puesto que ocupan un grandísimo espacio y aunque tengas que estar unas horas cargando con ello, es mucho mejor que pasarte de peso o de medidas y te toque facturar.